Diez años de la Ley de Memoria Histórica

Ayer se cumplieron diez años de la Ley de memoria histórica. Una ley peleada durante años por las víctimas del franquismo, por las asociaciones memorialistas. Sin embargo ¿esta ley supuso un avance para la recuperación de la memoria histórica en base a las peticiones de verdad, justicia y reparación? Veamos:
1. Verdad: pues sinceramente no se ha avanzado mucho. hay muchos historiadores e investigadores que han hecho importantes estudios sobre la represion franquista y la Guerra Civil. Pero esto no ha sido por una política pública de memoria, sino por puro interes de los investigadores o porque algunas universidades o centros de investigación si se han implicado con ello. En cuanto al acceso a la documentación, este se hace imposible para muchas cuestiones relacionadas con el orden público en la dictadura. Tampoco en las escuelas hay asignaturas relacionadas con el tema y en clase de Historia no se da prácticamente.
2. Justicia: aqui casi ningun avances. La ley no permite que se juzguen los crímenes franquistas en nuestro país. La ley de amnistia ampara a los criminales franquistas. Se ha tenido que ir a Argentina para buscar justicia. Y ahora hay algun juzgado que se atrave a juzgar los crimenes, pero de momento poca cosa.
3. Reparación: en este aspecto es donde mas se ha avanzado. pero los avances tampoco son muchos y se deben mas al impulso de las asociaciones memorialistas o de algunos ayuntamientos o comunidades que de una iniciativa estatal. Se han hecho homenajes a victimas del franquismo, se han dado ayudas (muy pocas eso si) se han abierto fosas, aunque sin un juez, lo que acaba con ellas como prueba para juzgar los crímenes del franquismo.
Y encima la ha dejado con 0 euros el PP.

mapa
Esta claro que es necesaria una nueva ley de memoria histórica democratica que tenga los siguientes puntos:
1. Derogación de la ley de amnistía para que se juzguen los crímenes franquistas en nuestro país.
2. Anulación de los juicios franquista
3. Dotación presupuestaria suficiente para ayudar a las asociaciones memorialistas.
4. Que se cree un centro de la memoria histórica de verdad, con la documentación digitalizada, con investigadores y archiveros contratados.
5. Una asignatura de memoria histórica en la ESO.
6. Creación de un museo de la guerra civil y el franquismo en cada comunidad mínimo.
7. Que el congreso haga un homenaje a la lucha antifranquista y a todas las víctimas del franquismo, no sólo Unidos Podemos.
8.Que se dignifiquen todas las fosas comunes del país.
9. Que se creen progranas de tv, radio dedicados a la memoria histórica. Que se ayude a las editoriales dedicadas a este tema.
10. Que haya una oficina de víctimas para ayudarles jurídicamente y daries reparación.
Y por supuesto que esta ley se la dite de presupuesto.
Asi habría un gran comienzo para conseguir una política pública de memoria de vedad, y no el medio gas de la ley de memoria histórica.
Verdad, justicia y reparación¡¡

verdad

Autor: Pablo Alcántara Pérez

Anuncios
Publicado en Sin categoría | Deja un comentario

¿FELICES FIESTAS? PUES PODRÍAN SERLO

Nunca he sido mucho de creer en eso de que toda persona nace ya con su destino marcado y decidido. Que por mucho que te empeñes tienes que cumplir tu cometido y que este es inamovible. Excepto en situaciones con circunstancias muy, pero que muy especiales, siempre he creído que todas y todos tenemos, no una, sino varias oportunidades a lo largo de nuestra vida para encauzar, redireccionar y decidir cómo queremos que sea nuestra vida. Hacerlo o no depende de nosotros mismos, de nuestra voluntad y de nuestra predisposición para los cambios. Cada persona se define por sus actos, sus palabras y sus ideas o llamémoslo, ideales.

gallery-1513002764-felicitacion-reyes-1.jpg

Circunstancias especiales pueden ser haber nacido en un país en guerra, donde posiblemente ya no dependa solamente de una misma poder salir de ese entorno y verte atrapada. Nacer en un país donde aún exista la esclavitud y que te vendan, como ya digo, circunstancias muy especiales que no son las normales para el desarrollo habitual de la vida. Pero aun así me permito decir que si se quiere, se puede. Luchando contra viento y marea, tomar tu vida en tus manos y salir de cualquier pozo. Sin escusas.

Seguir leyendo

Publicado en Sin categoría | Deja un comentario

LAS COSAS Y A LOS PARTIDOS POLÍTICOS HAY QUE LLAMARLOS POR SU NOMBRE

Hipocresía: Fingimiento de cualidades o sentimientos contrarios a los que verdaderamente se tienen o experimentan.

Farsante: Que finge lo que no es o no siente.

Falso: Fingido o simulado, que miente o que no manifiesta lo que realmente piensa o siente.

Falaz: Que halaga y atrae con falsas apariencias

Demagogia: Degeneración de la democracia, consistente en que los políticos, mediante concesiones y halagos a los sentimientos elementales de los ciudadanos, tratan de conseguir o mantener el poder.

PSOE: Todo lo anterior (y sin Mastercard)

26930_pedro_sanchez_ley_memoria_historica.jpg

Desde que se aprobó en 2007 la Ley de Memoria Histórica han sido muchos y variados caminos por los que ha transitado el desarrollo del contenido de esta ley. Empezando por ser un logro democrático pasó a ser la ley más ninguneada, ignorada y vilipendiada de todas las leyes de la Democracia. Dependiendo del momento, se ignora o se esgrime como baza electoral. Pero, sinceramente, no es que me extrañe mucho. Los políticos siempre han utilizado los sentimientos de las personas para lograr victorias electorales. Y es que esta ley ya nació condenada al fracaso, a que no se cumpliese. Recientes revelaciones hacen sospechar que hasta la propia Falange tomó parte en la redacción de la misma, consultada por el gobierno de Rodríguez Zapatero. Eso es consultar a los asesinos para redimir a los asesinados ¿o no?

Seguir leyendo

Publicado en Sin categoría | Deja un comentario

Una tenue luz rompe el oscuro manto de la impunidad: el caso del juicio al franquismo en Elgeta.

Al igual que tras una larga y tormentosa noche llenas de sombras, de esas en las que no consigues deshacerte de los fantasmas del mal, al despuntar el nuevo día, los primeros rayos de la aurora te hacen tener nuevas esperanzas y que con la luz del nuevo día finalmente la razón, la justicia y la verdad triunfaran, de la misma forma se abre un pequeño rayo de esperanza para las víctimas del franquismo y sus familiares.

Esto ocurre tras haber sido admitida a trámite la denuncia del ayuntamiento del pueblo guipuzcoano de Elgeta ante los juzgados por crímenes franquistas cometidos durante el alzamiento militar y la posterior dictadura fascista. Esta denuncia prospera porque la jueza encargada del juzgado de Bergara, donde fue presentada la denuncia, determina que “presentan  los caracteres de un delito de genocidio y crímenes contra la humanidad, que es perseguible de oficio, por lo que procede instruir la causa criminal que corresponda en atención a la pena señalada al delito”.

elegeta 1

La impunidad que les otorga un gobierno de derechas, heredero de una ideología absolutista, represora y de marcado corte fascista, unido a la traidora Ley de Amnistía del 77, ha permitido hasta el momento que toda y cada una de las denuncias presentadas, tanto a nivel personal de las familias de los asesinados como a nivel oficial por los ayuntamientos, hayan sido desestimadas o directamente no admitidas a trámite. Ante tal desesperación, tantos unos como otros, no tuvieron más remedio que recurrir a la Justicia Internacional y presentar las querellas ante la Justicia Argentina.

Un gobierno que en el momento que suscribe y ratifica las Leyes de Derecho Internacional está obligado a acatarlas y hacerlas cumplir, en el caso de nuestro país se la salta descaradamente cuando se trata de aplicarla internamente, sobre todo en los casos de los crímenes franquistas, mientras reclama el cumplimiento de los Derechos Humanos en países ajenos.

En lo referente a la Ley de Amnistía del 77, ésta aseguró que en ningún momento se pidiesen responsabilidades a los torturadores y asesinos. Pero si se indaga detenidamente dicha ley, ésta no imposibilita la opción de denuncia, investigación y aclaración de los hechos y señalar a los culpables de los mismos. Otra cosa es cuando hablamos de las condenas. Porque aun habiendo constatado y verificado quienes fueron los culpables y que crímenes cometieron, el cumplimiento de dicha ley impide a cualquier juez imponer una condena. Recordemos el contenido de la ley:

Artículo segundo.

En todo caso están comprendidos en la amnistía:

  1. e) Los delitos y faltas que pudieran haber cometido las autoridades, funcionarios y agentes del orden público, con motivo u ocasión de la investigación y persecución de los actos incluidos en esta Ley.
  2. f) Los delitos cometidos por los funcionarios y agentes del orden público contra el ejercicio de los derechos de las personas.

                Pero recordemos que España ha ratificado y suscrito las Leyes de Derecho Internacional y estas determinan que si unos delitos son considerados como genocidios y de lesa humanidad, no procede ventaja de prescripción por el tiempo transcurrido desde que se cometieron ni son susceptibles de ser beneficiarios de ninguna amnistía.

Llegados a este punto, y en el momento que finalmente la jueza admite la denuncia presentada por el ayuntamiento de Elgeta, jurídicamente y basándose en las Leyes de Derecho Penal Internacional, sería viable toda investigación, instrucción y condena de los posibles autores que se determinen durante el proceso.

Se abre así una posibilidad, aún algo vaga porque se puede esperar cualquier trampa para evitar que siga adelante, que hasta el momento no ha existido dentro de la jurisprudencia española. Es una posibilidad que sentaría precedente y abriría la puerta a muchas otras denuncias. Denuncias que servirían para conseguir aquello por lo que llevan luchando desde hace muchas décadas las familias de los asesinados y también muchos represaliados: verdad, justicia y reparación.

Porque no solamente hay que aclarar los crímenes cometidos durante la guerra y la posguerra, recuperar los cuerpos que aún yacen en las fosas, señalar a los criminales y anular los juicios condenatorios franquistas. Está claro que los culpables ya no viven, no se les puede hacer pagar sus crímenes, pero la reparación de la memoria de las víctimas es tan o más importante que la condena de los verdugos. A pesar de las incesantes acusaciones por parte de los que justifican aquella barbarie de nuestra sed de venganza. Poco o nada entienden.

elgeta 3

Pero en los casos que si se puede hacer justicia real y efectiva es en aquellos casos de crímenes y torturas cometidas en los últimos años de la dictadura. De esos torturadores si siguen algunos aún con vida, si hay la posibilidad que tengan que rendir cuentas ante la justicia. Horrores cometidos bajo el amparo de la Brigada Político Social, aparato represor del régimen, usaban y abusaban de su condición de agentes de la ley para combatir y eliminar a toda persona considerada subversiva, según sus preceptos. Torturadores, que en vez de ser perseguidos y condenados, fueron condecorados y premiados con puestos relevantes tras la Transición (otra de las traiciones perpetradas en contra de las víctimas). Recordemos a algunos de ellos:

  • Roberto Conesa Escudero, alias Garbancito. Responsable de la captura y posterior ejecución de “Las Trece Rosas”, colaborador de la Gestapo nazi, conocido por sus brutales métodos de interrogatorio y tortura, nombrado por Manuel Fraga jefe superior de la policía de Valencia, le fue concedida en 1977 la medalla de oro al mérito policial por el entonces Ministro de la gobernación, Martín Villa.
  • Si hablamos de Conesa, es inevitable también hablar de Antonio González Pacheco, más conocido como Billy el Niño, mano derecha del comisario. Se hizo rápidamente famoso por las palizas y los malos tratos infringidos a los detenidos durante los interrogatorios en la sede la Dirección General de Seguridad. Posteriormente pasó a ser inspector del Cuerpo Superior de Policía en 1977 y ese mismo año le es concedida la medalla de plata al mérito policial, nuevamente Martín Villa es el impulsor de la condecoración.
  • El propio Rodolfo Martín Villa, que empezó siendo jefe nacional del Sindicato Español Universitario (SEU), organización impulsada por José Antonio Primo de Rivera, pasó por varios ministerios además de por las Cortes Generales, tampoco se libra de ser considerado uno de los criminales de la dictadura y posteriormente en la Transición. Pesa orden de detención internacional contra él, emitida por la juez argentina Servini por crímenes de lesa humanidad por los sucesos de Vitoria en 1976. También él fue recientemente condecorado, en su caso, de manos de Felipe VI, actual rey de España.
  • Otro más: Juan Antonio Gil Rubianes, policía acusado y condenado (tres meses de arresto y dos años de suspensión de empleo y sueldo) por la muerte de Joxe Arregui, torturado durante 10 días hasta la muerte. Esto ocurre en 1981, pero lo que no impide que en 2005 fuese nombrado Comisario Jefe del Cuerpo Nacional de Policía de Tenerife. Se le condecoró con la cruz al mérito policial.
  • A Gil Rubianes le acompañó Juan Antonio González García. Pero además también corre a su cargo la tortura de Isabel Llaquet, miembro del PCE. Isabel pasó muchos años en prisión mientras su torturador nunca pisó la cárcel y llegó a director de la policía judicial y posteriormente implicado en el caso Malaya.
  • Luis Roldan, ladrón y asesino bajo el mandato del gobierno de Felipe González, José Antonio Sáenz de Santamaría, el pentotal sódico era su medio preferido para obtener confesiones manipuladas, encargado en 1975 de los preparativos para los fusilamientos del 27 de septiembre, los últimos del franquismo, Andrés Casiniello Pérez, aparece como implicado en la matanza de los abogados de Atocha, a todas luces, fundador del GAL y creador del organigrama de los GAL…

Esto no es más que una pequeña muestra de cómo los torturadores franquistas como recompensa a sus servicios, pasaron a puestos que les permitían seguir con sus prácticas crueles y siempre amparados por los poderes políticos y judiciales, incluso bien avanzada la Democracia. Y es que está claro que el franquismo ganó la guerra, la posguerra, la Transición e incluso la Democracia. ¿O no?

Si importante es que las víctimas de la represión durante la guerra y la posguerra sean encontradas, entregados sus cuerpos a sus familiares y que se restituya su memoria, igual de importante es que las personas que fueron torturadas en las últimas décadas del franquismo y durante el tardofranquismo, la transición e incluso en las décadas de los años 80 y 90, ya en esta mal denominada Democracia, obtengan la justicia que se les niega de forma obtusa, teniendo que soportar ver a sus verdugos en libertad e incluso en ocasiones, tener que cruzarse con ellos por la calle, verles en los medios de comunicaciones o tener que ver como se les imponen condecoraciones.

Por eso resulta tan esperanzador el caso del pueblo de Elgeta, la decisión de la jueza de Bergara y por qué no, su valentía, enfrentándose a la caverna política y judicial que a día de hoy sigue protegiendo a torturadores, asesinos y a quienes los protegen.

Autora: Ani García Pérez

Publicado en Sin categoría | Deja un comentario

Virgilio Fernández, brigadista en la Guerra Civil, volvió a nuestro país.

“Si nosotros hubiéramos tenido los aviones que tenían los alemanes y los italianos […]en la Batalla de Guadalajara, en la del Ebro, ahí hubiera terminado la guerra” – Encuentro con el interbrigadista Virgilio Fernández del Real

 VIRGILIO 1

 

El lunes 13 de noviembre tuvo lugar en la librería Sin Tarima (Madrid) un encuentro con Virgilio Fernández del Real, uno de los dos miembros de las Brigadas Internacionales (BBII) que aún siguen con vida.

Fernández del Real nació en 1918 en Larache (protectorado español en Marruecos), pasando su infancia en Cabra (Córdoba) y Sevilla. Militante de las Juventudes Comunistas y, más tarde, del Partido Comunista, Fernández del Real se encontraba haciendo prácticas como practicante (ATS) en el hospital de la Princesa de Madrid cuando se produjo el Golpe de Estado de 1936. Por esto, le movilizaron al frente de Somosierra hasta que, al llegar las Brigadas Internacionales, que no contaban con un cuerpo médico completo, fue integrado al batallón Dombrowski (compuesto mayoritariamente por voluntarios de origen polaco). Tras los primeros meses de batalla en Madrid, Fernández del Real fue trasladado a distintos frentes y hospitales, participando en la batalla de Brunete, en la de Guadalajara, y en la de Beltiche, entre otras. De la misma manera, fue cambiando de batallón según las circunstancias, formando parte de la XI, XII y XIII Brigadas Internacionales y del XV Cuerpo de Ejército del Ebro (35 División). A principios del año 1939 tuvo que salir de España, pasando por Francia, hasta exiliarse en México en calidad de refugiado.

En el encuentro organizado por Amigos de las Brigadas Internacionales (AABI) en la librería Sin Tarima, donde acudieron más de cien personas, Virgilio Fernández del Real quiso, más allá de exponer su historia, contestar a las preguntas que el público quisiera hacerle.

 

Una de las primeras preguntas fue sobre la preparación y la lealtad de los soldados fieles a la República durante la guerra. El interbrigadista afirmó que No teníamos soldados de carrera… y de los que pudiéramos fiarnos, había pocos”.

¿Cómo eran los polacos que llegaron a Madrid?”, le preguntaron, ya que él estuvo primeramente en el Batallón Dombrowski. Fernández del Real respondió que la mayor parte eran judíos pertenecientes al Partido Comunista.

En relación a la solidaridad de México con España durante y después de la Guerra Civil, dijo que la mayor muestra de solidaridad fue aceptar al gran número de refugiados que llegaban allí, haciendo hincapié en la facilidad y rapidez a la hora de obtener los permisos.

Sobre cómo salió de España, el interbrigadista contó que, tras la retirada del Ebro se marchó al hospital San Pau de Barcelona. Logró salir de Barcelona en una ambulancia de la Cruz Roja que tuvo que conseguir a punta de pistola. Una vez cruzada la frontera con Francia, fue internado en un campo de concentración donde pasó unos dos meses hasta que su madre lo encontró y se marcharon a México. Allí, trabajó “hasta vendiendo arena”. Finalmente, estudió medicina y se convirtió en médico.

Alguien le preguntó “¿cuál sería el sentido de una nueva lucha?”, a lo que Fernández del Real respondió: en primer lugar, “que aprenda la gente a leer”, que piensen, que conozcan. “Hay políticos honestos, [pero] hay que buscarlos con la lámpara de Diógenes”. Recalcó la necesidad de enseñar a la gente a vivir como se debe, ejemplificándolo en la figura de Julio Anguita,  “que sólo acepta el dinero de su pensión por haber sido profesor de historia”. Insistiendo en la necesidad de estudiar y conocer la historia, afirmó que “no podemos todavía olvidar los crímenes de la Iglesia con la Santa Inquisición”.

Las últimas preguntas hicieron referencia a la opinión que tuvieron los españoles de las Brigadas Internacionales. Sobre la entrada en Madrid de éstas en noviembre de 1936, Fernández del Real declaró que “hasta sabían marchar”, lo cual les diferenciaba de las milicias populares. Además, dijo, la llegada de las BBII al campo de batalla supuso una inyección de energía para el bando republicano.  Destacó también cómo en las BBII los soldados se tuteaban con los oficiales e hizo hincapié en la necesidad de abolir las jerarquías esclavistas de los ejércitos.

Sobre el Pacto de No Intervención, declaró que “los ingleses tenían más miedo a los rusos que a los alemanes. […] Porque los rusos eran campesinos”. También añadió que “si nosotros hubiéramos tenido los aviones que tenían los alemanes y los italianos […] en la Batalla de Guadalajara, en la del Ebro, ahí hubiera terminado la guerra”.

El encuentro finalizó con la entrega por parte de la Federación de Foros por la Memoria de la Medalla de la Libertad a Virgilio Fernández del Real, quien agradeció el gesto y la recibió en nombre de todas a aquéllas personas “que han muerto por las balas o por la edad” luchando por la democracia.

Autora: Saray Almazán

Publicado en Sin categoría | Deja un comentario

Los juicios de los crímenes de Argentina y de la guerra yugoslava, ejemplo para España.

Dos hechos judiciales sucedieron hace unos días que debieran hacernos reflexionar sobre los distintos modos que tiene una nación de afrontar la historia y a sus criminales. El primero y más espectacular sucedió en La Haya durante el proceso judicial que juzgaba al criminal de guerra bosniocroata, el exmilitar Slobodan Praljak. Nada más conocerse y darse a oír la sentencia condenatoria por crímenes de lesa humanidad, Slobodan y delante de las cámaras de televisión, ingirió un veneno de un frasco que escondía en su bolsillo el cual acabó con su vida horas más tarde en un hospital. Este Tribunal juzgaba la apelación de la primera condena a 20 años de presidio que le fue impuesta en 2013 por el TPIY (Tribunal Penal Internacional para la ex Yugoslavia). Se comprende que al agotarse las vías judiciales prefirió el suicidio a terminar sus días en una cárcel.

suicidio

La segunda noticia, y para mí más relevante por las similitudes que guarda con el caso español, es la condena a cadena perpetua de varios de los responsables de los vuelos de la muerte durante la dictadura militar argentina de Videla, el cual conviene recordar que murió hace pocos años en presidio cumpliendo condena. Un tribunal federal de Buenos Aires juzgaba la causa ESMA, en referencia a la Escuela Mecánica de la Armada que se convirtió en uno de los principales centros de ejecuciones y torturas durante la dictadura. Dicha causa ha supuesto el mayor juicio en la historia de Argentina donde más de 800 testigos fueron llamados a declarar por unas prácticas mortales que según algunas fuentes cifran en 4.000 asesinados arrojados al mar desde aviones. 54 acusados y 789 delitos de lesa humanidad son las escalofriantes pero ejemplares cifras que tenían que juzgar. Algunos de los condenados a prisión perpetua fueron un excapitán del ejército, Alfredo Ostiz y al excapitán de fragata  Jorge Eduardo Acosta alias “El tigre”. También se encuentran entre los condenados dos pilotos que tripulaban los aviones, Mario Daniel Arrú y Alejandro Domingo. En Argentina a día de hoy hay 449 criminales de la dictadura cumpliendo penas de cárcel y varios cientos prisión domiciliaria. Debemos recordar que todas estas condenas se han podido aplicar después de que entre 1989 y 1990 el presidente Carlos Ménem sancionara una serie de decretos de ley de punto y final que indultaba a anteriores condenados e impedía juzgar en el futuro más crímenes por prescripción de los delitos en el tiempo. Algo que guarda un gran paralelismo con la ley española de Amnistía de 1977. Afortunadamente y con buen criterio moral el Congreso Nacional en 1998 derogó dichas medidas y en 2005 la Corte Suprema de Justicia convalidó dichas anulaciones.

juicios esma

Llegados a este punto entenderán el porqué interpreto estas noticias como muy interesantes y a tener en cuenta desde un punto de vista comparativo cuando oímos hasta la saciedad lo ejemplarizante que resultó para Europa y el mundo en general nuestra tan idolatrada Transición a la democracia.

Ha sido tan machacante el discurso de la reconciliación que incluso se ha utilizado como argumentación para negar cualquier posibilidad de hacer justicia a tantas víctimas. No reabráis heridas, el pasado es historia, fue una guerra fratricida donde en los dos bandos se cometieron atrocidades. La amnistía fue necesaria para hacer borrón y cuenta nueva. Pues bien, Argentina ha demostrado la falsedad de estas teorías y hemos podido comprobar que amnistiar a presos políticos que lucharon contra la dictadura y otorgar impunidad a sus verdugos es moralmente inaceptable y para nada imprescindible. Ello supone equiparar a asesinos y asesinados. A torturadores y torturados. A dictadores y demócratas. El pueblo argentino nos ha enseñado que por dignidad y en una democracia que se precie de llamarse así los criminales deben ser llevados ante un tribunal justo pero con memoria histórica. Slobodan Praljak ha podido dar fe de ello con resultados muy amargos mientras en España Billy el niño seguirá  riéndose de las reivindicaciones de sus víctimas torturadas. Es lo que tiene cuando un país no hace sus deberes para con su historia.

Autor: Jordi Pedrosa

Publicado en Sin categoría | Deja un comentario

¿Cuando se va a ilegalizar la Fundación Nacional Francisco Franco?

De nada han servido las 218.600 firmas recogidas por la ARMH que reclamaban la ilegalización de la Fundación Nacional Francisco Franco y que fueron presentadas en el Congreso el día 23 de este mes.

De nada va a servir la proposición no de ley propuesta por Unidos Podemos aprobada este miércoles en el Congreso. En ella se solicita a la Xunta de Galicia rechazar la gestión del Pazo de Meirás por parte de la Fundación además de instarle a que ilegalicen  dicha fundación.

¿ Y por qué no nos sirve de nada?

La respuesta nos la ha dado el propio Gobierno de Mariano Rajoy: la Fundación Nacional Francisco Franco es completamente legal; según consta en la Ley 50/2002 del 26 de diciembre y que fue desarrollada por un Real Decreto 1337/2005 del 11 de noviembre, que a su vez proviene de la Ley 30/1994 del 24 de noviembre. Todo ello amparado por el artículo 34 de la Constitución.

No hace falta que os leáis todo. Os hago el resumen.

Básicamente la FNFF es una fundación de «interés general» y el dictador (asesino), Francisco Franco, un «personaje histórico», y todo ello regado con una buena subvención, claro.

fundacion

Sin embargo, todo no es tan sencillo. La FNFF incumple algo que es fundamental  para que una fundación sea totalmente legal. La ley de Fundaciones no permite en ningún caso que se atente contra los DD HH o que incite al odio. Pero claro, y siendo abogada del diablo, la FNFF no atenta contra los DD HH ni tampoco incita al odio.

Tranquilos, no me he vuelto de la zona oscura. Simple y llanamente, no hay ni una sola ley que, hoy por hoy, condene a la FNFF por enaltecimiento de la dictadura ni que su personaje histórico sea declarado culpable de crímenes de Lesa Humanidad.

Sí nos ponemos a analizar, este país está cargado de leyes que protegen tanto al dictador como a sus compinches, de generación en generación, y a todos los que, de una manera u otra, se suben al carro de esta democracia. Aunque sabemos que esto no les garantiza nada, ellos se pasean con su banderita rojigualda, acatando órdenes en nombre de su «Constitución, su Patria y su Rey», alabando y sosteniendo un régimen heredero de una dictadura.

Continuando con la leyes, la Ley de Memoria Histórica se quedó corta. Sé que la analizamos con la perspectiva del tiempo transcurrido y con todos los varapalos que nos hemos llevamos, pero está incompleta ¿Quién se iba a atrever, en aquel 2007, a condenar la dictadura de Franco, a prohibir cualquier exaltación, símbolo o fundación de aquel que murió en la cama, dejando un país desolado, con una tristeza infinita y en el más profundo de los silencios? ¿Zapatero, Aznar, Felipe Gónzalez,…pasando por encima del ahora emérito ciudadano Juan Carlos o de su noble heredero, el ciudadano Felipe y toda su parentela? Hemos conocido recientemente que Pedro Sánchez quiere hacer una revisión, me imagino que al modo de lo que se está haciendo en algunas comunidades como la andaluza pero sin profundizar, ni ahondar, ni hacer un examen exhaustivo desde el punto de vista histórico, judicial o legislativo.

Una de las leyes que va en contra de cualquier movimiento que queramos hacer a favor de los nuestros es la de Amnistía del 76 y la del 77. Esa ley de punto final  ha premiado sistemáticamente, en todos los Gobiernos, independientemente de su color, a todos aquellos que torturaron y asesinaron a los que pensaban diferente, a los que pedían ¡pan y libertad! La ley de Amnistía no prohíbe enjuiciar aunque sí condenar. Pero ¿quién se atreve? ¿ de qué serviría? Pondríamos caras: nombres y apellidos. Las víctimas se sentirían arropadas de una vez por todas.

La Constitución, heredera directa del régimen, nos impone una monarquía obsoleta, que cumple a la perfección la última voluntad del asesino, su última ley.  Esa cacareada Constitución ha sido retocada hasta el infinito, siempre a favor de la protección de los cómplices de asesinato, que son todos aquellos que la alaban para proteger su condición.

Al hilo de esto… ¿En serio queremos una reforma constitucional? ¿Qué tipo de reforma? ¿Con qué garantías?

Cualquier tipo de reforma que se haga, sea de lo que sea, hoy en día; lo único que nos garantiza es más falta de libertades, más restricciones, más mordazas…

Una de cada cuatro leyes que hoy siguen vigentes fue firmada por el asesino. Un total de 300 sin contar los decretos, órdenes y otras disposiciones jurídicas de muy diverso rango que también siguen vigentes desde que las aprobara algún gobierno o ministro franquista. Todas ellas rigen la vida de los ciudadanos de este democrático país y abarcan desde la jurisprudencia de la Audiencia Nacional hasta el Tribunal Supremo.

Pero se han cambiado leyes ¿no? Pues sí, pero… ¿las nuevas leyes que han sustituido a las anteriores son mejores que ellas o incluso son distintas al franquismo?  Pongamos como ejemplo la Ley Mordaza.

El Estado actual y las normas por las que se regula son una pesadilla que sigue viva, a pesar de que insistan una y otra vez en decir lo contrario. Siempre hablan de los cambios que se han producido a lo largo de estos años, pero se callan lo que no ha cambiado.

Y todos os estaréis preguntando: ¿qué hacemos? ¿cuál es la solución?

La solución está en cada uno de nosotros. Dejemos de apoyar a cualquiera que sustente todo esto. ¡Lancémonos a la calle a protestar por todo!

No vamos a permanecer impasibles ante lo que se nos viene encima. Esto ya no es cuestión de la guerra del abuelo, esto es cuestión de limpiar, sanear, un país entero lleno de miserias en cada uno de sus rincones.

Y mientras nos ponemos en marcha, sigamos presionando para de una vez  se condene el franquismo. Debemos empezar nuestro camino de futuro con verdad, justicia y reparación.

fundacion 2

La solución para ilegalizar la FNFF es bien sencilla. Bastaría con una reforma legislativa que condenara a las asociaciones que exalten la dictadura franquista, que atenten contra los DD HH, que se cumpla la Ley de fundaciones, en contra de los delitos de odio. Pero en la situación en la que estamos, y vuelvo al principio de esta exposición, hoy por hoy es imposible.

La violación sistemática, durante más de 42 años, de los DD HH ha prescrito. Delito de odio, ¿contra quién o a favor de quien? ¿Contra aquellos qué se opusieron al Glorioso Alzamiento Nacional; al Glorioso Caudillo de España, figura trascendental en la historia de nuestro país; símbolo de la estabilidad y del progreso; hacedor de pantanos, carreteras y grandes obras de ingeniería; donde un puñado de hombres agradecidos por haber sido rescatados de la cruel garra del marxismo, trabajaron, y apoyaron a su Caudillo-Salvador, contribuyendo a engrandecer la historia de España…? Dictadura ¿de qué?

Os pido disculpas. Sé que se me ha ido un poco la pinza, pero sinceramente, lo mío es una mezcla de hartazgo y asco. Hartazgo porque veo, una y otra vez, la injusticia; la falta de empatía, el egoísmo; asco, por todos aquellos estómagos agradecidos que traicionan a sus propios muertos, que se venden al sistema de una manera descarada; y que lo que dijeron ayer se convierte hoy en todo los contrario, hipotecando nuestro futuro a cambio de migajas.

El pensar que este país no tiene remedio es un grave error. Este país y sus gentes son producto de muchos años de historia convulsa; de invasiones, guerras e imperialismos; de iglesias, cristos y vírgenes; de reyes, aristócratas, oportunistas, corruptos y mafiosos, que han explotado a un pueblo durante siglos. Pero lo que sin duda nos hace distintos o particulares es esa herida abierta en cada uno de nosotros, esos 81 años que llevamos a cuestas, que pesan y que nos ahogan.

Hoy más que nunca debemos pensar en el futuro, mirando hacia nuestro pasado, aprendiendo de nuestra herencia, de nuestro legado.

¡Por los qué lucharon y por los que lucharán!

Salud y República

Autora: Nanny García Gómez

Publicado en Sin categoría | Deja un comentario