Salvar el campo de concentración de Septfonds

55f3077d1a89b.r_1442093833796.0-99-520-367

Si bien el 1 de abril está considerada como la fecha oficial que ponía término a la guerra civil española, con la caída de la resistencia en Madrid como resultado del golpe dentro de la República del coronel Segismundo Casado, sería en los meses de enero y febrero con la inminente caída de Cataluña cuando la tragedia social de los republicanos se transformaba en un agónico exilio hacia Francia a través de los Pirineos. Hacia marzo de 1939 se calcula que más de 400.000 civiles y soldados habían cruzado la frontera francesa en busca de un refugio seguro que les protegiera del régimen fascista. Sin embargo, como es sabido las condiciones en que fueron acogidos en el país vecino dejaron mucho que desear cuando fueron hacinados en distintos campos de refugiados en condiciones de salubridad más que deplorables. Mucho peor fue con la invasión de la Alemania nazi y el sur del país pasó a ser parte de la conocida Francia de Vichy. Miles de estos refugiados fueron asesinados en los campos de exterminio a medida fueron detenidos. De los campos franceses de refugiados o de concentración tal vez el más conocido sea el de Argelès-sur-Mer, en la costa mediterránea francesa. En cuestión de memoria histórica, reconocimiento y reivindicación de la lucha antifascista, Francia puede darnos sobradas lecciones como puede comprobar cualquiera lector que visite los lugares emblemáticos como Normandía o París por poner un ejemplo. Del mismo modo es de agradecer el reconocimiento que Francia hacia los republicanos españoles que lucharon en la II guerra mundial y en la liberación de París o se unieron a la resistencia.

P1410159
En octubre de 2015 el primer ministro francés, Manuel Valls, durante la inauguración de un monumento en Rivalsetes donde se ubicaba un campo de concentración, reconoció el trato inhumano recibido por los refugiados republicanos exiliados. Otro acto oficial que debe ser aceptado como una disculpa oficial por parte de Francia.

P1410156

Por todas estas circunstancias resulta especialmente indignante los motivos que han provocado una iniciativa en Change.org para tratar de impedir que otro importante lugar de memoria histórica se vea en peligro. Nos referimos al campo de Septfonds, al norte de Montauban. Un campo que llegó a albergar a unos 15.000 republicanos en su mayoría valencianos y catalanes donde algunos fallecieron por las penosas condiciones sanitarias y otros muchos serían asesinados meses después en otros campos de exterminio como Mathausen.

A continuación facilitamos el texto traducido del francés que puede leerse en dicha iniciativa así como el enlace para suscribirse y apoyarla.

IMPEDIR LA AMPLIACIÓN DE UNA POCILGA EN EL LUGAR DEL CAMPO DE CONCENTRACIÓN DE SEPTFONDS

 
Señor Presidente de la República:

Solicitamos que intervenga para impedir que se cometa un crimen contra la Memoria
Histórica en un Lugar Histórico de Tarn-et-Garonne: el Lugar en el que se encontraba el
campo de concentración de Septfonds (Tarn-et-Garonne, Judes) puede estar mancillado por la ampliación de una ganadería porcina familiar que prevé criar de aquí en adelante 6500 animales al año. En este terreno, requisado en marzo de 1939 para convertirlo en campo de concentración han sido encerradas aproximadamente 30.000 personas, en condiciones infrahumanas y sin juicio; el 90% eran soldados del Ejército republicano español, otros eran soldados del ejército polaco y otros eran civiles judíos. Muchos de los “internados” murieron en ese campo de concentración sin que sepamos todavía hoy en día donde fueron sepultados.
81 personas están enterradas en el Cementerio de los Españoles restaurado desde 1978.
Un Monumento conmemorativo fue erigido en 1996. Ha sido inscrito en la lista complementaria de los Monumentos y de los Lugares históricos del Patrimonio nacional en septiembre de 2011 gracias al tesón de las asociaciones que han creado el CIIMER (Centro de Investigación y de Interpretación de la Memoria de la España Republicana) cuya sede se encuentra en la estación de Borredon (Montalzat) donde traían a los soldados y civiles que recluían en el campo de concentración. Esta estación y el cementerio de los Españoles han sido simultáneamente inscritos en el Patrimonio.
La presencia de miles de cerdos, el hedor que conllevará, el esparcimiento del estiércol previsto en las comunas de Septfonds y de Montalzat, entre otras, mancillaría ante los visitantes de Francia, de España y de toda Europa, la memoria de los difuntos. Los excrementos porcinos son incompatibles con el obligado respeto hacia los que han sufrido en estos lugares. Permitir la realización de este proyecto sería contradictorio respecto a las decisiones que fueron tomadas detenidamente, anteriormente, por el Estado por las que se han inscrito el Monumento conmemorativo y el Cementerio de los Españoles así como la Estación de Borredon en la lista del Patrimonio. Sería una ofensa hacia los cuerpos que yacen todavía en estas tierras en las que se quiere proceder al esparcimiento.

 
Señor Presidente de la República, por esos motivos, para volver al sendero de la dignidad, le pedimos que intervenga para impedir la puesta en marcha de este proyecto.

Autor: Jordi Pedrosa

Anuncios

Acerca de radiorecuperandomemoria

La radio que da voz a la Memoria Histórica
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s