Sobre el referéndum del 1-O y los Golpes de Estado.

De entre las múltiples críticas que hemos podido leer sobre la convocatoria de la consulta catalana del 1 de octubre ha sido especialmente reincidente la que se refiere a ella como un golpe de estado en toda regla. Esta definición ha sido secundada tanto por sectores de la derecha como por los que se autodenominan centristas o socialdemócratas. Se ha reivindicado la toma medidas violentas, formar gobiernos de concentración con el PP, incluso hay quienes han pretendido ver similitudes varias entre la consulta y el intento de golpe de estado del 23 de febrero o la proclamación del estado catalán de 1934 por el entonces presidente de la Generalitat Luis Companys. Y es que hay quienes la guerra civil sí es un recurso válido a la hora de hacer demagogia pero innecesario cuando se exhumar fosas comunes se trata. A vuelo pluma me gustaría puntualizar algunos conceptos de la coyuntura con la pretensión de echar por tierra dicho argumento.

rosa díez

De entrada el contexto histórico que rodea a los dos hechos históricos sitúan a la España de 1934 en una situación convulsa de violencia política tres años después del primer gran periodo democrático, con un fuerte auge del nazismo y fascismo italiano que aplastaba a la oposición izquierdista acompañado de un discurso belicista que auguraba un conflicto en el horizonte aunque aún lejano. En España partidos ultraderechistas sin demasiado peso representativo en las instituciones atacaban la legalidad de la II República y la coalición de derechas CEDA se había reconocido como un movimiento que respetaba la legalidad solo como instrumento para llegar al poder y crear un estado corporativo. Además en múltiples ocasiones habían manifestado apoyo y simpatía por los movimientos fascistas europeos. En abril de 1934  gracias al apoyo de la CEDA el gobierno del Partido Radical aprueba una amnistía para los golpistas de 1932 contra la República, la Sanjurjada. Lerroux dimite entre otras cosas porque Alcalá Zamora no respalda dicha medida y se nombre presidente del Gobierno a Ricardo Samper. Durante el verano de ese año la crisis derivada de la ley de Contratos de cultivos de Cataluña que permitía que los campesinos que tuvieran arrendada parcelas de viñedos pudieran comprarlas pasados quince años motivó que la CEDA dejara de apoyar a Samper como presidente del gobierno y exigiera formar parte del nuevo que se formara a partir de entonces. Es aquí donde comienza la huelga revolucionaria de octubre de 1934 con la consiguiente proclamación de la Generalitat del estado catalán pero dentro de la República Federal Española. Alejandro Lerroux formaría un nuevo gobierno con tres ministros de la CEDA por primera vez en la II República.

Catalanes! Las fuerzas monárquicas y fascistas que de un tiempo a esta parte pretenden traicionar a la República, han logrado su objetivo y han asaltado el Poder. Los partidos y los hombres que han hecho públicas manifestaciones contra las menguadas libertades de nuestra tierra, y los núcleos políticos que predican constantemente el odio y la guerra a Cataluña constituyen hoy el soporte de las actuales instituciones. (…)

Cataluña enarbola su bandera, llama a todos al cumplimiento del deber y a la obediencia absoluta al Gobierno de la Generalidad, que desde este momento rompe toda relación con las instituciones falseadas. En esta hora solemne, en nombre del pueblo y del Parlamento, el Gobierno que presido asume todas las facultades del Poder en Cataluña, proclama el Estado Catalán de la República Federal Española, y al establecer y fortificar la relación con los dirigentes de la protesta general contra el fascismo, les invita a establecer en Cataluña el gobierno provisional de la República, que hallará en nuestro pueblo catalán el más generoso impulso de fraternidad en el común anhelo de edificar una República Federal libre y magnífica.

El temor de los partidos de izquierdas a que la composición del gobierno de 1934 fuera el prólogo de un plan para implantar un régimen autoritario era real, aunque la intención a esas alturas no fuera inmediata. La declaración de independencia no fue tal ya que como se señala en el manifiesto se sitúa en la República Federal Española. Algo que defiende actualmente buena parte del sector más progresista del PSOE. Es tal la ignorancia y el maniqueísmo con que están tratando algunas figuras políticas y medios de comunicación que incluso un personaje proveniente del PSOE como Rosa Díez cuyo viraje a la derecha aún no ha llegado a meta secunda la idea de que Manuel Azaña encarceló a Companys por dicha decisión cuando incluso Azaña sufrió presidio por la huelga revolucionaria al ser acusado de complicidad en la insurrección.

companys

¿Cabe establecer paralelismos con los momento que estamos viviendo? No salvo que aceptemos que las dos situaciones fueron graves desde el punto de vista institucional, político y de conflicto entre administraciones. Hasta aquí las similitudes. Ni hay riesgo de guerra civil ni de derrocamiento de la democracia.  El antecedente más cercano a la presente crisis política es la reforma del Estatuto de Cataluña  de 2006. Un estatuto que fue aprobado por mayoría en las Cortes Generales y por la sociedad catalana en referéndum perfectamente reglamentario. Por aquel entonces que sí se aceptaron todos los conductos legales tampoco pareció suficiente para el PP que la legalidad fuera respetada y presentó un recursos de inconstitucionalidad. Todo era válido para derrocar al gobierno de Zapatero, ETA, Cataluña, aborto…De aquellos polvos estos lodos. Algo que CIUDADANOS, principal valedor de Rajoy para mantenerse en el poder parece no querer reconocer. La consulta de próximo domingo choca con los procedimientos legales que establece la Constitución española. No lo niego. Pero que el deseo de la mayor parte de la sociedad catalana es la de expresarse en un referéndum también es algo innegable y ha habido diez años para el diálogo y la negociación para evitar llegar a este punto sin retorno que no se ha querido aprovechar. Cuesta creer que una representación independentista que era minoritaria en el Parlamento Catalán ahora constituya una mayoría en la cámara con la suficiente fuerza para echar un pulso al gobierno español ¿Podrán algún día los señores del PP preguntarse qué se ha hecho mal para que esa tendencia haya ido in crescendo a toda máquina? Lo dudamos. Si los Rodriguez Ibarra, los Rosa Díez, los Santiago Abascal coinciden en cómo abordar por la fuerza de las armas al legítimo deseo de una sociedad a querer expresarse, qué vamos a esperar de quienes son los máximos responsables de esta situación. La respuesta parecen tenerla el barco de Piolín y el gato Silvestre. La sangre no llegará al río pero la materia gris tampoco al cerebro de muchos.

urnas

Autor: Jordi Pedrosa

Anuncios

Acerca de radiorecuperandomemoria

La radio que da voz a la Memoria Histórica
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s