42 años de los últimos fusilamientos del franquismo

El próximo 20 de noviembre se cumplirán 42 años de la muerte del dictador, una muerte agridulce para muchos de nosotros, no por el hecho de que muriera si no porque lo hizo en la cama con las manos manchadas de la sangre de miles de luchadores por la libertad.

Lamentablemente, tenemos que conmemorar otro aniversario, otros 42 años, dos meses antes, el asesinato de los últimos condenados por el franquismo. Ese 27 de septiembre de 1975 cinco hombres morirían fusilados. Ya no hubo más balas en la recámara de Franco. Sin embargo, si quedaron muchas balas en la recámara de los que habían servido, siguieron, y siguen, sirviendo al régimen.

fusilados

Aquella mañana José Humberto Baena Alonso, de 24 años; José Luis Sánchez-Bravo Solla, de 22; y Ramón García Sanz, de 27, todos ellos pertenecientes al FRAP ( Frente Revolucionario Antifascista y Patriota), y Juan Paredes Manot, Txiki, de 21 años, y Ángel Otaegui, de 33 pertenecientes a ETA Político- Militar pasarían a la historia como los últimos 5 presos asesinados por el franquismo, poniendo al descubierto la verdadera cara del régimen, y dejando en la más absoluta de las vergüenzas a todas las potencias internacionales que permitieron la instauración y el fortalecimiento de la dictadura franquista durante 37 años.

Tras pasar por un tribunal, en consejos de guerra sumarísimos, sin las más mínimas garantías procesales, con declaraciones arrancadas a base de violencia física y psicológica, en las que fue participe Billy el Niño, son condenados a muerte por fusilamiento, al día siguiente de dictar sentencia. Txiki en un principio iba a ser asesinado al garrote vil aunque al final fue fusilado.

Aquella mañana en Barcelona, Burgos y Madrid todo estaba preparado. Los pelotones de fusilamiento a cargo de la Guardia Civil y la Policía, dirigidos por José Vega Rodríguez y José Antonio Sáenz de Santamaría, respectivamente, estaban dispuestos. Para evitar cualquier parecido con la venganza, los mandos acordaron que la Policía Nacional ejecutasen a los acusados de matar guardias y la Guardia Civil a los condenados por matar policías. Prácticamente, a la misma hora todos ellos fueron fusilados.

libertad

El entonces corresponsal de Le Monde en España, José Antonio Nováis,que fue testigo de las ejecuciones de los tres miembros de FRAP, José Humberto, José Luís y Ramón, en Hoyo de Manzanares, nos relataba:  “Los trajeron sobre las nueve de la mañana en un furgón custodiado por una caravana de diez o quince coches de la Guardia Civil y los fusilaron a las diez. Desde la entrada, junto a la valla, oímos la descarga como si fuera un trallazo y, poco después, dos tiros más”. Poco antes habían sido ejecutados los miembros de ETA, Juan Paredes Txiki y Ángel Otaegui Echevarría. A txiki  lo fusilaron a las 8:30 junto al cementerio barcelonés de Sardanyola del Vallés. A la misma hora mataron a Otaegi en el penal de Burgos.

De nada habían servido los tres mensajes del Papa implorando clemencia, de nada las protestas de cientos de intelectuales y de varios mandatarios extranjeros, de nada las manifestaciones multitudinarias de miles de republicanos en el exilio y de cientos de ciudadanos en distintos países que no podían tolerar tal ignominia. De nada sirvió.

 El Dictador se mantuvo fiel a sus principios, reprimió y estranguló cualquier atisbo de libertad hasta su último aliento. De hecho, lo único que le preocupaba  era la amenaza de la Comisión Europea de suspender la negociación sobre la rebaja de los aranceles. Sin embargo, esta preocupación pasó rápido cuando una legión de fieles responde a las condenas de la comunidad internacional con una campaña de afirmación patriótica. “Si ellos tienen ONU, nosotros tenemos DOS”, un lema de lo más “imaginativo” en apoyo al dictador.

  El 1 de octubre, en compañía de Juan Carlos, Franco hace su última aparición en público desde el balcón del Palacio de Oriente ante miles de ciudadanos convocados en una manifestación de fervor y adoración al régimen. Miles de banderas franquistas ondeaban en clara alusión a la condena que hacían a los países que se habían manifestado en contra de estos asesinatos, especialmente contra Suecia y su presidente Olof Palme. 

Los 5 úiltimos asesinatos de Franco

Durante estos 42 años la soledad, la injusticia, la impotencia y la rabia persiguen estos asesinatos. En estos 42 años tanto sus familiares como una parte de nuestra sociedad ha pedido y pide ¡Verdad, Justicia y Reparación!. A lo largo de estos 42 años no hemos encontrado, ni por parte de la Instituciones, ni de los políticos,ni de los jueces, ni de diversos colectivos policiales o militares, ninguna responsabilidad.

Ellos murieron por defender una causa, por luchar contra la injusticia, por querer ser libres y que todos nosotros viviéramos en un país con garantías democráticas. Sin embrago, 42 años después, estamos siendo testigos del repunte de todas aquellas ideas represivas, de la falta de garantías democráticas y de la violación sistemática de los derechos fundamentales por las que ellos lucharon y murieron.

No podemos ni debemos permitir que sus muertes caigan en el olvido. Tenemos y debemos seguir luchando en su nombre y en el nombre de los miles de asesinados que murieron por el futuro de este país.

POR EL DERECHO A DECIDIR NUESTRO FUTURO

SALUD Y LIBERTAD

Autora: Nanny García Gómez

Anuncios

Acerca de radiorecuperandomemoria

La radio que da voz a la Memoria Histórica
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s