​SER “UN VENDIDO” SIEMPRE HA TENIDO SUS VENTAJAS ¿O NO?

Allá por el mes de abril del año pasado nos despertamos con la noticia que Francisco Marhuenda, director del diario La Razón, había recibido el título de comisario honorario de la Policía Nacional por decisión personal del entonces Ministro del Interior en funciones, Jorge Fernández Díaz. Así, sin más. Un título de muy restringido acceso para personas ajenas al cuerpo de policía.

Esto sucedía en los mismos días que la Audiencia de Barcelona ratificaba una condena por intromisión al honor de un comisario de policía retirado. Y no es esa la única vez que Marhuenda se ha visto implicado en prácticas ilegales y dudosas. En 2014 fue imputado por utilizar fotografías de jueces obtenidas del archivo policial del DNI, con las cuales ilustraba una noticia denunciando el apoyo de 33 jueces a favor de la consulta de independencia en Catalunya, hechos tan a la orden del día en estos momentos.  Pero aun así recibió el título honorífico por “haber contribuido de un modo destacado a transmitir y divulgar el trabajo de los agentes de la Policía Nacional para garantizar la seguridad de todos y proteger el libre ejercicio de nuestros derechos y libertades”.

marhuenda

Sabemos que la Policía otorga cada año la Medalla al Mérito Policial con Distintivo Blanco a civiles que por algún motivo han colaborado en el desarrollo del trabajo policial. Pero siempre son conocidos los hechos en los que han participado esas personas. En el caso de la distinción de comisario honorífico los expedientes son secretos, así que resulta imposible conocer los motivos por los que reciben dicha distinción.

Muchas fueron las voces que se levantaron en su día contra dicha decisión. Incluso el SUP se querelló contra Jorge Fernández Díaz por prevaricación, pero el Tribunal Supremo ha archivado la querella sin que, ni se le retire el título ni se conozcan los motivos específicos que llevaron a Fernández Díaz a otorgar dicho título a Marhuenda.

Entonces ¿por qué otorgar el título de comisario honorífico a Francisco Marhuenda? Retrocedamos un poco en el tiempo y nos encontraremos con que Fernández Díaz y Marhuenda son viejos amigos, incluyendo en esta amistad al propio Presidente del Gobierno, Mariano Rajoy. Trabajaron juntos en la calle Génova, siendo Rajoy ministro de la Presidencia y Marhuenda su director general de relaciones con las cortes, además de jefe de gabinete cuando ocupaba el cargo de ministro de Administraciones Públicas. ¿Necesitamos explicar más?

Bueno si, intentaré explicar para que entendamos la vergonzosa realidad que rige los destinos de la política en este país, heredera de un régimen que hizo suya la práctica de pagar a sus fieles con prebendas, títulos y nombramientos la lealtad mezquina de quienes buscan el propio beneficio sin importar a costa de que o de quien.

Y es que tanto el dictador Franco como sus secuaces se aseguraban la fidelidad de sus allegados con el otorgamiento de títulos nobiliarios, adjudicación de tierras y fincas expropiadas a quienes habían mostrado su adhesión a la República, fábricas y negocios varios o simplemente la pequeña casa arrebatada al campesino servía como premio a quién le había denunciado.

caso lezo

La adhesión al régimen, en muchos casos, era premiada o bien con bienes materiales o con títulos que les aportaban beneficios económicos y estatus social. Estos últimos los repartía el genocida dictador como si de caramelos se tratase. Aunque la potestad de crear aristócratas es un derecho que ostentan los reyes, Franco ejerció durante los 40 años de la dictadura ese derecho que él mismo se había otorgado.

Y así nombró en 1948 duque de Mola al General Emilio Mola, en 1949 marqués de Dávila a Fidel Dávila, militar que le apoyó en el golpe de Estado de 1936, en 1950 marqués de Quipo de Llano al “Carnicero de Sevilla” Gonzalo Queipo de Llanoconde de El Abra al empresario Alfonso Churruca Calbetón en 1969, el Condado de Pallasar en 1961 para Joaquín García Pallasar, Teniente General del Ejército y Jefe de la Comandancia General de Artillería en el bando fascista durante la Guerra Civil, el título de conde de Fenosa en 1955 a Pedro Barrié de la Maza, empresario y financiero gallego propietario del Banco Pastor y Fuerzas Eléctricas del Noroeste (FENOSA) y distinguido además con la Gran Cruz de la Orden de Isabel la Católica, la Gran Cruz de la Orden Civil de la Beneficiencia y la Gran Cruz de la Orden del Mérito Civil. Otros empresarios premiados por su apoyo a la sublevación fueron Julio Arteche, presidente del banco de BilbaoJoaquín Benjumea, director del banco de España y Patricio Echeverría, empresario metalúrgico vasco.

Y así hasta 40 títulos nobiliarios entre 1948 y 1974. 16 militares, además de los ya mencionados están Yagüe, Moscardó, Saliquet, Martín Moreno, García Escámez, Vigón, Varela, Kindelán, Juan Cervera, Francisco Moreno, García Morato y Carrero Blanco, fueron recompensados con un ducado, un marquesado o un condado su incondicional y asesina adhesión al régimen. También se llevaron su tajada diversos políticos: José Antonio Primo de Rivera alcanzó el título de duque Primo de Rivera al igual que José Calvo Sotelo y sendos condados para Onésimo Redondo y Emilio Bilbao Eguía.

En esta lista, también estaba Pilar Primo de Rivera, a quien en 1960 Franco nombró condesa del Castillo de la Mota. El decreto justificó su nombramiento en el papel que había jugado en la Sección Femenina: ‘Ha sido y es el alma de esta obra a la que, con renunciamiento y gozo, ha dedicado su vida, sirviendo de modo constante y ejemplar a la idea, amorosamente recibida, de estimular las tradicionales virtudes de la mujer española y completar su formación’.(Fuente: Diario Público)

Más tarde les llegaría el turno a otros colaboradores en la guerra. El dictador reconoció también cerca de 200 títulos carlistas como recompensa por el apoyo del carlismo a la cruzada. Uno de ellos, el de vizconde de Barrionuevo, lo rehabilitó en 1982 el padre del exministro del Interior socialista José Barrionuevo, y la titular es ahora su hermana, Matilde Barrionuevo Peña.

Y aunque reiteradamente la ARMH y varios partidos políticos han pedido que estos títulos nobiliarios otorgados por el régimen franquista fuesen retirados, el actual régimen heredero de aquellos atropellos no solamente se niega, si no que se afana en renovar la continuidad de los mismos, de forma que sus herederos sigan ostentando unos títulos otorgados bañados en sangre y construidos sobre las muertes de miles de personas.

Y así, el ministerio de Justicia sigue con los expedientes que corroboran estas sucesiones e incluso admite a trámite otros que ya estaban en desuso y han vuelto a ser reclamados como el de marqués de Queipo de Llano, reclamado por su hijo Gonzalo Queipo de Llano Martí y concedido en su día por Juan Carlos I.

Está claro que el actual gobierno del PP pretende seguir con las mismas prácticas. Y como no puede conceder títulos nobiliarios (que ya quisieran) pues van “premiando” con títulos como el otorgado a Francisco Marhuenda. Comisario Honorario de la Policía Nacional.

Y si no son títulos, son beneficios económicos en forma de adjudicaciones dudosas de obras públicas. O ventajas a la hora de contratar servicios públicos. Y si nos estiramos un poquito, puestos de relevancia dentro de las administraciones que, posteriormente, serán la puerta de entrada a algún cargo político y así con el tiempo, la pensión vitalicia que les garantice una vida desahogada y que a su vez les catapultará a algún consejo administrativo de una gran multinacional o empresa energética. Hay muchas formas de premiar  el apoyo incondicional y el vapuleo del adversario político y no tiene que ser precisamente un título nobiliario.

Autora: Ani García Pérez

    

Anuncios

Acerca de radiorecuperandomemoria

La radio que da voz a la Memoria Histórica
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s