80 años del fusilamiento de Alfredo Espinosa y el poeta Lauaxeta

El 25 de junio se cumplieron ochenta años de varios fusilamientos en el cementerio Santa Isabel de Vitoria. Dos nombres relevantes queremos resaltar por tratarse de personalidades poco conocidas en nuestro país pese a que su biografía merecería más difusión. El primero es el doctor Alfredo Espinosa. Fue presidente de Unión Republicana, consejero de Sanidad del Gobierno vasco de octubre de 1936 a junio de 1937. Su cometido en el ejecutivo vasco fue tratar de mejorar las condiciones sanitarias de Bizkaia y más concretamente Bilbao, atender las necesidades solubles de la población durante el asedio franquista, los suministros para los hospitales y los huérfanos de guerra. De hecho cuando se produjo su detención se encontraba regresando de Francia porque en calidad de médico había acompañado a unos niños a Bayona procedentes de la colonia de Gorila, en la costa vizcaína. Al regresar en avión el piloto del aeroplano engañó a los pasajero y con la excusa de un falso problema en el motor aterrizó en Zarauz que por entonces ya era territorio dominado por el bando franquista. De inmediato Espinosa fue apresado divulgando el rumor propagandístico de que se había introducido en territorio nacional y trataba de huir con dinero robado a varias cajas bancarias. El juicio sumarísimo le condenaría a muerte por rebelión militar en concepto de autor. 72 horas después fue fusilado junto con los otros dos pasajeros del avión y del poeta Lauaxeta que es la otra persona a la que deseamos rendir homenaje y que había sido detenido en Gernika. El Gobierno vasco inició de inmediato gestores para tratar de canjear la vida del consejero sin ningún éxito. Su crimen tratar de mejorar las duras condiciones de los vecinos de Bizkaia en un tiempo en que el belicismo lo desgarraba todo y mantenerse leal a la legalidad republicana. Hoy en día el hospital de Urduliz recientemente inaugurado el hospital de Urduliz se llama Alfredo Espinosa en su honor. Horas antes de ser asesinado escribió una carta cuyo destinatario era el Lehendakari Aguirre solicitando ayuda para su familia cuando él fuera fusilado. Tenía 34 años. A continuación pueden leer parte del texto:

Mi querido amigo y compañero:

Me dirijo a ti en nombre de todo el Gobierno momentos antes de ser ejecutado en la prisión de Vitoria. Como sabrás, caímos prisioneros en la plaza de Zarauz por avería del avión o traición del piloto Yanguas, he sido juzgado y condenado a muerte y hoy, dentro de dos horas, será cumplida la sentencia, como verás, tengo firme el pulso en espera de ser ejecutado, con la terrible inquietud de esperar el minuto en que he de morir.

Quiero dirigirte un ruego antes de que vuelva al seno de la tierra, y es el siguiente: cuando condenen los tribunales a alguno a muerte mi voto, desde el otro mundo, es siempre por el indulto, pues pienso en que pueda tener madre o esposa e hijos y la terrible condena siempre la sufrirán personas inocentes. Pídeles tú a mis compañeros, en mi nombre, lo que yo te pido, y os suplico no ejerzáis represalias con los presos que hoy tenéis, pues bastante han sufrido como sufro yo. El que no esté procesado en estos momentos ponerlo en libertad, sin que esto quiera decir que no estén vigilados.

Dile a nuestro pueblo que un consejero del Gobierno muere como un valiente y que, gustoso, ofrenda su vida por la libertad del mismo. Diles, asimismo, que pienso en todos ellos con toda mi alma y que muero no por nada deshonroso sino todo lo contrario, por defender sus libertades y sus conquistas legítimamente ganadas en tantos años de lucha, que mi muerte sirva de ejemplo y de algo útil en esta lucha cruel y horrible.

 Lauaxeta_01

El nombre de Esteban Urkiaga Basaraz quizá no les diga nada pero si mencionamos su seudónimo, Lauaxeta habrá quien conozca o haya leído a este escritor vasco. Lauxaeta significa “a los cuatro vientos” y se cree que debe su apodo a la ubicación de la casa en Munguia a donde se trasladaron sus padres siendo aún muy pequeño. Como apuntes biográficos hay que resaltar que fue educado en la fe católica. Tanto que inició el noviciado aunque lo abandonó a los pocos años. Entró en contacto e hizo amistad con alguna de las figuras más destacadas de la cultura del euskera como Nicolás Ormaetxea o Zaitegi. En 1931 le encargaron dirigir la página que en el diario Euskadi se editaba en euskera. Hombre de profundas convicciones nacionalistas vascas y religiosas. Militante del PNV, fue designado comandante de intendencia de los batallones nacionalistas y cuando la cárcel de Larrínaga de Bilbao fue asaltada por milicianos y varios presos fueron asesinados, Lauaxeta fue destinado allí para proteger la prisión, salvando la vida de algunos de los que habían sido heridos. Conocedor del idioma francés, el nacionalista responsable de Propaganda del gobierno Vasco le encargó desplazarse hasta Gernika para servir de traductor y asesor a un corresponsal del periódico “La petite Gironde”, Georges Berniar, para documentar las consecuencias del bombardeo de la villa. Allí mismo fue hecho prisionero el 29 de abril de 1937. Poco se sabe de lo que sucedió desde su detención hasta que fue fusilado junto a Espinosa. La sociedad Aranzadi encontró en 2005 las cuarentas páginas que componen el consejo de guerra que lo sentenció como culpable por “adhesión a la rebelión”. Al igual que ocurriera con Espinosa desde el Gobierno Vasco se intentó un canje de prisioneros sin éxito. Espinosa y Lauaxeta murieron bajo un pelotón de la Guardia Civil y un tiro de gracia.

kosmo23802_05

Dos personalidades que el estado español apenas repara en ellas. De hecho estoy convencido de que si preguntásemos al presidente por la identidad de cualquiera de ellas solo recibiríamos balbuceos dubitativos. Nosotros nos negamos a olvidarles.

¡A LA MAR!

        Lauaxeta , 1931

 

 

Desnudo en la proa del barco, piloto de altura,

surco los mares por senderos desconocidos.

¡Dejad todo en tierra! —nos persigue el peligro—,

Nuestro sueño es encontrar nuevas tierras,

De nuestras lágrimas están hechos los lodos que dejamos atrás.

Buscad nuevos horizontes

                                        donde podamos respirar.

Los hombres nos atan con sus fútiles pretextos,

y las ansias de libertad mueren cruelmente.

¡Adelante! Ved al norte los helados montes de nieve,

y los palacios de hadas en frías islas.

Os llevaré:

                        —velas henchidas al viento—

sobre mis ojos brilla la esperanza.

La inquietud de la raza pide nuevos rumbos:

estuvo demasiado atada a tierra.

Autor: Jordi Pedrosa.

 

Escucha el último programa de Recuperando Memoria:

Recuperando Memoria T2-17 #RmCasadelaMemoriaSauceda

Ir a descargar

Por un 1€ puedes hacer que sigamos adelante. Pincha el enlace y apoya con #1EuroPorLaMemoria: TEAMING

Anuncios

Acerca de radiorecuperandomemoria

La radio que da voz a la Memoria Histórica
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s