El PP homenajea a un Guardia Civil franquista asesinado por ETA.

Estamos muy acostumbrados a que miembros destacados del PP (Rafael Catalá, Mariano Rajoy, Rafael Hernando) desprecien a las víctimas del franquismo. Pero cada día vemos más como ministros del Gobierno, miembros de la judicatura o periodistas hacen pasar a miembros de la dictadura franquistas por demócratas de toda la vida o como simples víctimas del terrorismo. Lo vimos con el caso de Carrero Blanco, tras el juicio a Cassandra por sus tuits, que quien fuera Presidente del Gobierno con Franco y uno de los adalides de la represión franquista, lo trataron como una simple víctima del terrorismo merecedora de todo reconocimiento sin contextualización de ningún tipo.

Y esta mañana lo hemos visto con el homenaje que ha hecho a través de Twitter el ministro del Interior, Jose Ignacio Zoido, a José Pardines, Guardia Civil asesinado por ETA en 1968, en plena dictadura franquista. Y lo llama “mártir de nuestra democracia”

Tuit_Zoido_thumb_650

José Pardines fue asesinado por la banda terrorista ETA el 7 de junio de 1968. Es la primera víctima reivindicaba por la banda. Ocurre en plena dictadura franquista. Un régimen, que no era democrático, señor Zoido. Era un régimen dictatorial, que utilizaba la represión contra la oposición política. Y la Guardia Civil era uno de los pilares fundamentales de esa represión. En la posguerra, este cuerpo jugó un papel de primera magnitud en la represión contra la guerrilla antifranquista, asesinado a miles de militantes antifranquistas. También contra los mineros asturianos que se ponían en huelga en los años sesenta. En 1973, la Guardia Civil fue la culpa del asesinato del militante del FRAP Cipriano Martos, muertos tras ser obligado a ingerir el líquido de un coctec molotov. Y se podrían poner otros muchos ejemplos.Así cuenta Salvador Sapena, militante del FRAP, detenido por la Guardia Civil en 1971, las torturas que le afligió la Benemérita:

“Cuando vuelven y ven que sólo están escritos mis datos personales, montan en cólera, empiezan los careos con los detenidos, me traen a D. con la camisa llena de sangre, la ceja rota, el labio partido y la cara llena de moratones. La brutalidad con la que se han empleado es extrema. Después me traen a M. Todos declaran afirmativamente mis responsabilidades. Vuelven a dejarme solo en la estancia, con una pistola encima de la mesa. Cuando vuelven me ofrecen un cigarrillo, me dicen que soy una persona inteligente y que me tengo que dar cuenta de que he perdido la partida, que mis compañeros han confesado y me han delatado, y que lo más conveniente es que declare lo que sepa y así no me pasará nada. De lo contrario, me amenazan con llevarme a Valencia y allí cantaré, porque tienen medios para ello. Les digo que la Convención de Derechos Humanos de la ONU prohíbe la tortura. La entereza que mantengo obliga después de tres horas ininterrumpidas de interrogatorios y careos, a llevarme a Valencia. Eran eso de las nueve y media de la mañana cuando en un furgón, esposados y acompañados por una pareja de guardias civiles armados con metralletas, enfilamos camino a Valencia, precedidos por el capitán y el comandante del puesto del pueblo. Cerca de las diez de la mañana llegamos a la Comandancia General de la Guardia Civil, en la calle Calamocha. Al poco tiempo, me sacaron y me llevaron a una estancia que se encontraba en el piso superior. Allí estaban el capitán de Llíria y el comandante del puesto de la Guardia Civil de mi pueblo. Me hicieron entrega, como detenido, al célebre brigada Juan Cebrián, torturador de profesión que hizo su can·era en las contrapartidas del maquis. Ferviente católico, Cebrián era un hombre robusto, de unos cincuenta años. Empezó el interrogatorio, dirigido por el tal Cebrián, con la presencia de un joven capitán que hacía de secretario. Al momento entraron siete u ocho miembros de la «brigadilla», todos de paisano, que, sin mediar palabra, me rodearon formando un círculo. Esposado en medio de todos ellos, me gritan e insultan: «hijo de puta, mal nacido, rojo de mierda, cobarde, miedica, no tienes cojones, no nos vas a durar ni media hora, hay que matar a todos los rojos, etc.» Me zarandeaban como a un pelele. Yo entonces estaba fuerte , pero era delgado y no pesaba más de 54 kilos. Un mastodonte me levantó en volandas más de un metro y me .tiró a continuación al suelo. Prosiguieron los insultos humillantes y los golpes. El joven capitán de paisano me dio varios puñetazos en un costado. El dolor era terrible y, para mayor sufrimiento, con un bolígrafo o lápiz me presionó donde antes me había dado los golpes. Sentía que estaba perdido. No me preguntaban nada, sólo estaba a merced de ellos, que me insultaban, me zarandeaban y golpeaban, aunque sin hacerme sangre.” (La tortura en España bajo el franquismo. Alberto Gómez Roda)

guardia civil

Osea, mucho después de que Pardines fuera asesinado, la Guardia Civil demostraba como era un pilar fundamental de la represión franquista y como utilizaba cualquier método de tortura para luchar contra la “subversión”. Por no hablar de algunos hechos que pasaron en la Transición y en democracia, por la no depuración de los Guardias Civiles reaccionarios y franquistas: el caso Almería en 1981, los GAL verde, etc etc.

Por lo tanto, señor Zoido no podemos blanquear el franquismo hablando de “mártires del franquismo”. Nosotros condenamos el terrorismo de ETA y de todas las bandas terrorirstas y pedimos verdad, justicia y reparación para las víctimas del terrorismo etarra. Pero también pedimos lo mismo para las víctimas del franquismo, algo que vosotros no estaís dispuesto a ofrecer. Y encima intentáis blanquear la dictadura franquista, con la excusa de condenar a ETA, diciendo que Carrero Blanco o Pardines son “mártires de la democracia”. No, ambos dos fueron miembros de la dictadura franquista, miembros de su aparato represivo, formando parte de un entremado que torturó, encarceló y asesinó a miles y miles de personas. Y así debe ser reconocido. No podemos blanquear la Historia. No podemos permitirlo.

Escucha el último programa de Recuperando Memoria:

Recuperando Memoria t2-16 #RMFranquismoLGTBfóbico

Ir a descargar

Por un 1€ puedes hacer que sigamos adelante. Pincha el enlace y apoya con #1EuroPorLaMemoria: TEAMING

Anuncios

Acerca de radiorecuperandomemoria

La radio que da voz a la Memoria Histórica
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s