El movimiento LGTBIQ+ en la Transición Española.

 

gay

Escucha el último programa de Recuperando Memoria:

Recuperando Memoria t2-16 #RMFranquismoLGTBfóbico

En nuestro último programa de Recuperando Memoria hablamos con Antonio Ruiz, presidente de la asociación de ex presos sociales, sobre las luchas del movimiento LGTBIQ+ en la Transición. Aquí un artículo de nuestro colaboradora Paula Mateo sobre el tema:

Como afirma Fefa Vila Núñez, socióloga experta en estudios de género y exintegrante de la organización lésbica LSD, “ignorar parte de la historia de nuestro país, y más cuando se refiere a la lucha contra la discriminación y por la libertad, es algo que ninguna democracia se puede permitir“. Es por ello que en este mes de junio, mes del Orgullo LGTBIQ+, queremos recordar las luchas de este colectivo durante la Transición española, generalmente retratada como un período pacífico de cambio y progreso tras la dictadura por las viejas guardias políticas de este país. Nada más lejos de la realidad si miramos más de cerca el panorama social y las luchas de muchos sectores oprimidos durante esta época histórica.

Queremos rendir homenaje a todos esos colectivos en el Estado español que fueron el motor de lucha por la liberación de la comunidad LGTBIQ+ entre los setenta y noventa, y que tuvieron un claro componente combativo y antisistema. Ejemplos de esas organizaciones son el LSD, la Radical Gai, el grupo estudiantil RQTR de la Universidad Complutense, el Frente Homosexual de Acción Revolucionaria, o el catalán Front d’Alliberament Gai de Catalunya, quienes convocaron en 1977 el primer Orgullo Gay en Barcelona cuando la homosexualidad aún era ilegal en España, sufriendo una durísima represión policial que terminó con varios heridos y detenidos. Todos estos colectivos no solo estuvieron al pie del cañón en la lucha por la liberación social y sexual de hombres y mujeres LGTBIQ+, sino que fueron creadores e impulsores de un gran número de campañas contra el tan temido VIH y la desmitificación del colectivo y su relación con esta enfermedad. Esta cruzada se realizó con las autoridades del Estado totalmente en contra, las redadas y las persecuciones policiales a la orden del día, el completo desinterés del Gobierno por prevenir el VIH y las enfermedades de transmisión sexual, y una grandísima estigmatización social del colectivo por parte de las instituciones supuestamente democráticas, pero que aún conservaban muchas de las maneras e ideas de la dictadura franquista.

En este contexto, algunas de estas organizaciones aunaron fuerzas a nivel internacional con otras asociaciones como la estadounidense ACT UP, para llevar a cabo una concienciación a gran escala sobre la epidemia del VIH que se estaba sufriendo en el mundo y señalar directamente la irresponsabilidad y la falta de interés de los gobiernos, quienes además alentaban actitudes absolutamente homófobas al relacionar estas enfermedades con esas supuestas “prácticas sexuales desviadas”. Y es que la discriminación homófoba no solo venía por parte de la derecha y la Iglesia Católica, sino que también la izquierda se hacía eco de estos prejuicios mediante personalidades como Tierno Galván, Federica Montseny, y otros tantos representantes del Partido del Trabajo de España, la Organización Revolucionaria de Trabajadores o la Organización de Izquierda Comunista, entre otros. Todos estos partidos y organizaciones se quedaron muy lejos a la hora de estar a la altura y entender que el colectivo LGTBIQ+ era y es parte esencial en las luchas contra el sistema capitalista y las clases dominantes, y seguramente formaron parte importante en el aburguesamiento y el abandono de ese carácter reivindicativo y de clase de ciertos sectores del colectivo gay, quienes no se vieron amparados ni reflejados en las organizaciones de izquierda de la época.

liberación

Son precisamente este tipo de organizaciones LGTBIQ+ y sus antiguos militantes, además de las nuevas generaciones del colectivo y sus aliados, quienes mantienen viva la memoria combativa de la comunidad no cisheteronormativa, más aún teniendo en cuenta los esfuerzos de las grandes empresas y los partidos políticos pro-capitalistas de mercantilizar el Orgullo Gay y de olvidar su carácter antisistema y reivindicativo. En palabras de la propia Fefa Vila Núñez, “Siempre tiene que haber una marcha crítica que mantenga vivo el principio de la revuelta, porque las instituciones, por progres que sean, son siempre conservadoras“, palabras que reflejan el hecho de que actualmente en el contexto de lucha de clases – al igual que ocurrió en la Transición – junto con la aguda crisis del sistema capitalista, haya grandes sectores de la comunidad LGTBIQ+ que han recuperado (o reavivado) su carácter más combativo, de clase, y de lucha contra este sistema opresor, en unión con las reivindicaciones del movimiento obrero y el movimiento feminista. Y es que somos aquellos que pertenecemos a sectores oprimidos de la sociedad (hombres y, especialmente, mujeres de la clase trabajadora, inmigrantes, personas de otras etnias, personas LGTBIQ+, etc.) los que debemos aunar nuestras fuerzas en la lucha consciente y organizada para conseguir nuestra completa liberación fuera de los estándares de este sistema capitalista opresor.

Autora: Paula Mateo

Militante de Izquierda Revolucionaria, Sindicato de Estudiantes y Libres y Combativas.

Por un 1€ puedes hacer que sigamos adelante. Pincha el enlace y apoya con #1EuroPorLaMemoria: TEAMING

Anuncios

Acerca de radiorecuperandomemoria

La radio que da voz a la Memoria Histórica
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s