LAS MARCHAS DE LA DIGNIDAD VUELVEN A RECORRER LAS CALLES DE MADRID

Muchas salieron de sus hogares de madrugada. Otros a primeras horas de la mañana. Todo dependía desde donde partían para volver a llenar las calles de Madrid con sus pancartas, sus protestas y sus ganas de dejarle claro a este gobierno que no se conforman. Miles de personas se volvieron a encontrar y reunir en Madrid en las Marchas de la Dignidad. Unas marchas convocadas por el Sindicato Andaluz de Trabajadores, Izquierda Anticapitalista, Izquierda Castellana, izquierda Unida, agrupaciones del 15M, la PAH, la Coordinadora del 25S, el Frente Cívico y Equo.

1 (1)

En ocasiones anteriores, las marchas se habían iniciado a pie desde los diferentes puntos de nuestra geografía. El sábado, 27 de mayo, llegaron autobuses desde toda la geografía española, agrupándose en columnas que partían desde 6 puntos distintos de la ciudad para encontrarse en la Plaza de Neptuno y conjuntamente realizar una manifestación conjunta a lo largo de la Gran Vía madrileña.

Columnas que llevaban nombres tan significativos como Solidaridad, que partía desde Nuevos Ministerios y provenientes de Galicia, Euskadi, Navarra, La Rioja, Asturias, Castilla León y Cantabria y en la Puerta de Alcalá se les unió el Bloque Combativo y en la Puerta de Sol, los Pensionistas y Memoria Histórica. Una segunda columna, desde Vallecas, bajo el nombre de Igualdad y en la que venían los desplazados desde Catalunya, País Valenciano, Castilla La Mancha (este) y Murcia. La tercera columna partió desde Orcasitas y con el nombre de Libertad venían desde Andalucía y Castilla La Mancha (centro). La última columna partía desde Aluche con el nombre de Unidad y venían desde Extremadura y Castilla La Mancha (oeste). Todos juntos en la Plaza de Neptuno iniciaron la manifestación que les llevaría a lo largo de la Gran Vía para terminar en la Plaza de España, dónde se leyeron los manifiestos.

Cuatro nombres, Solidaridad, Igualdad, Libertad y Unidad que representaban el anhelo de todos y todas los que recorrieron las calles de la capital y valores que desde hace ya mucho tiempo los gobernantes de este país han borrado de su léxico para reemplazarlos por corrupción, desigualdad, represión y empobrecimiento.

7

Entre esas miles de personas había colectivos de todo tipo. Víctimas de la preferentes, trabajadores de Coca-Cola, estibadores,  bomberos forestales, colectivos feministas, colectivos educativos, pensionistas (los Yayoflautas), sindicatos, colectivos republicanos, anti desahucios, etc.

Cada uno de estos colectivos le reclamaban al gobierno los hechos por los cuales se ven afectados, pero todos coincidían básicamente en lo mismo: “Es un Gobierno que no representa a los trabajadores y que se olvida a quién deberían de servir. Tenemos un presidente corrupto que debería estar en la cárcel”

Las palabras de un pensionista reflejaban la preocupación que sentían por el porvenir de la Juventud de este país: “Las decisiones políticas han dejado en la calle a los más jóvenes, por voluntad y decisión de Rajoy, el mismo que se ha convertido en protector descarado del capital y de sus amiguetes. La juventud está padeciendo la mayor desgracia que puede padecer un pueblo, la indefensión aprendida. Les han enseñado a resignarse y no son capaces de defender su porvenir, se convierten en víctimas silenciosas, como aborregados.”

11

En la columna Libertad se escucharon repetidamente consignas a favor de una huelga general como medida contra los recortes y al grito de “Violencia es no llegar a fin de mes”, han centrado sus protestas principalmente contra las políticas laborales del gobierno. En esta columna estaban también integrados los bomberos forestales que reclamaban una mejora en sus condiciones laborales. Concretamente un bombero de Madrid acusaba a la presidenta de la comunidad, Cristina Cifuentes, haber gastado grandes cantidades en medios aéreos privatizados, pero que a ellos les contratan durante 4 meses al año y después se les echa a la calle.

Todos y cada uno de los colectivos asistentes mostraban su descontento con la política de recortes, afirmando que la única forma de lograrlo es que el pueblo debe salir a la calle, enfadarse y gritar contra las políticas ejecutadas por el Gobierno de Mariano Rajoy y exigiendo su dimisión.

La situación política actual ha provocado que los ciudadanos y ciudadanas se echen a la calle. Hace pocos días con la masiva asistencia en apoyo a la moción de censura presentada por Unidos Podemos y este fin de semana con las Marchas de la Dignidad. Un gobierno que está ejecutando a la perfección los mandatos de la Troika, desplegando una política de derecha feroz, neoliberal y de sumisión al capitalismo, dónde se están privatizando todos los servicios básicos fundamentales, que permite que la corrupción se esté convirtiendo en una práctica habitual entre políticos y empresarios o más bien, que está ejecutando su política a base de corrupción, no se merece otro comportamiento del pueblo hacia ellos. Hacerles oír el descontento y el hartazgo que está llegando a límites extremos. Tomando las calles y manifestándose ante los organismos públicos. O como decía una de las manifestantes en la Marcha de la Dignidad: “Nos encontramos en una situación de emergencia y que nos obliga a dar una respuesta desde la clase obrera.”

Autora: Ani García Pérez

Por un 1€ puedes hacer que sigamos adelante. Pincha el enlace y apoya con #1EuroPorLaMemoria: TEAMING

Anuncios

Acerca de radiorecuperandomemoria

La radio que da voz a la Memoria Histórica
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s