Homenaje a María del Camino Oscoz Urriza, la maestra de Sartaguda

El 6 de mayo se celebró el Día de la Memoria Histórica en el Parque de la Memoria de Sartaguda, Navarra. Fue convocado por la Asociación Pueblo de las Viudas de Sartaguda. Este año rinde homenaje a Julio Sesma, hijo de asesinado y presidente de esta asociación cuya labor ha sido encomiable durante años. Su lucha bien merece un homenaje.

Si queréis conocer un poco más sobre este Lugar de Memoria tenéis un magnifico artículo de nuestro compañero Fernando Aguilar Rigaud https://radiorecuperandomemoria.com/2017/03/27/lugares-con-memoria-parque-de-la-memoria-de-sartaguda/

sartaguda.jpg_2013050813350_22655_11.jpgimagen: http://www.noticiasdenavarra.com/2017/01/29/sociedad/navarra/sartaguda-el-pueblo-de-las-viudas

Me gustaría rendir un pequeño homenaje a las 47 mujeres asesinadas en Navarra, asesinadas por pensar diferente, por querer ser libres, asesinadas por ir en contra de la tradición nacional y católica de Navarra, asesinadas sin tiempo de reaccionar, asesinadas a sangre fría, a plena luz del día, asesinadas ante las miradas de otras mujeres que por su estrechez de mente apoyaron y participaron en la ignominia. El nombre de estas 47 mujeres resuena en cada esquina de cada barrio del Casco Viejo de Pamplona, en cada corazón y en cada alma, 47 mujeres que fueron olvidadas, 47 mujeres que hoy queremos no olvidar. Me voy a centrar en una de ellas, aunque podría haberlo hecho en cualquiera. Su nombre María del Camino Oscoz Urriza, de estas 47 mujeres la única maestra republicana.

El pasado mes de marzo salía a la luz el libro Camino Oscoz y otras historias del 36 de Joseba Eceolaza, un magnifico libro donde Joseba nos cuanta la vida de la única mujer asesinada por los franquistas en Navarra a través de los testimonios y de la documentación descubierta en el Archivo de Pamplona.

María del Camino Oscoz Urriza nace en Pamplona el 1 de abril de 1910 en la calle Santo Domingo. La menor de 4 hermanos pronto se queda huérfana de padre y madre debido a la la gripe de 1918. Los hermanos son separados y criados por diferentes familiares. Ella se va a vivir con su tía  que vivía en el mismo edificio cerca del mercado de Santo Domingo donde trabajaban sus padres que eran muy conocidos.

Camino pronto destacó como buena estudiante. Estudió en las Teresianas de la calle Mayor de Pamplona donde termina sus estudios con unas magnificas notas. En 1930 se encuentra de maestra en el pequeño pueblo de Güesa, en el Valle de Salazar.

Camino pertenecía a esa corriente arrolladora, incansable, luchadora, esperanzadora que supuso la educación durante la II República, esa corriente que representaban las maestras, en particular, ya que encarnaban dos ideales republicanos, la lucha por la igualdad y la educación pública, esa lucha por la igualdad en un espacio tan reconocido como es una escuela y en la que la tarea fundamental es la transmisión del conocimiento. Muestra de ello la tenemos en una correspondencia mantenida con el alcalde de Güesa sobre el cambio en la escuela de material obsoleto por uno más moderno. La situación de estas maestras no era fácil. Tenían que trasladarse de un lugar a otro, tenían que ser valientes y decididas, y Camino lo demostró con creces desde el principio, su vocación venía desde la cuna.

Durante el bienio republicano la postura de la República a este respecto queda muy clara. En Pamplona se celebra la Semana Pedagógica del 4 al 11 de septiembre de 1932 un gran hito para la época, en ella vemos a Camino. Esta Semana coincide también con  unos cursos de Eusko Ikaskuntza ( Sociedad de Estudios Vascos) y pronto surge una alianza entre los dos acontecimientos.

También sabemos por la documentación encontrada y por Ian Gibson, que ningún periódico reflejó la noticia, que García Lorca con “La Barraca” estuvo en Pamplona, en el teatro Gayarre, en 1933, algo que no fue fácil de conseguir ya que se pretendía como en todos lados que se le prestase el teatro, y aquí nos encontramos con las dos pamplonas, la republicana y la católica-carlista. Tuvo un gran éxito.

captura3.jpgParque de la memoria en Sartaguda

Camino, mujer solidaria, se integra rápidamente para fortalecer a Socorro Rojo Internacional después de la Revolución de Asturias de 1934 ya que muchos de los detenidos eran encarcelados en el Fuerte San Cristobal. Vivían en condiciones infrahumanas. Todos ellos recuerdan como aquellas mujeres venían andado desde Pamplona, con las peores condiciones meteorológicas, llevando comida y regalos, y esas caras y voces dulces que los acompañaban en esos momentos.

Ya por entonces, Camino era muy mal vista en Pamplona. Una mujer de izquierdas y solidaria, conocida activista, secretaría del PCE, que vivía rodeada de demasiadas miradas acusadoras en una ciudad hostil. El 23 de enero de 1936 Camino se afilia a la FETE- UGT, mujer multimilitante, comprometida con su trabajo, iba a comenzar una nueva faceta en la revista Navarra, semanario de Orientación Popular. Sin embargo, esta revista no llegó a editarse. El Golpe de Estado estalla.

En Navarra no hubo guerra. De la noche a la mañana todo cambió. Los que una vez fueron compañeros de tascas se convierten de repente en verdugos sedientos de sed y venganza. Miles de personas llenas de Dios y Patria celebraban la fiesta de la sangre, sangre que encontrabas en cada esquina, sangre en la Vuelta del Castillo, una fiesta de tiros, misas y aperitivo, tiros que se oían sin parar pero a los que nadie les daba importancia. Mujeres y hombres, represaliados, golpeados, asesinados,  a ellas, ricino, buen corte de pelo, vejaciones y humillaciones, y el asesinato. La Pamplona del terror, la Navarra de Dios.

A Camino la detienen el 31 de julio. La encierran en la cárcel de Pamplona. Este dato se conoce porque en aquella época se pagaba la manutención de presos, el número de comidas que se daban. Su primo Sixto hizo gestiones para que Camino huyera a Francia pero ella no aceptó, pensando en que nada le podía ocurrir. Antes fue paseada, rapada y le dieron aceite de ricino.

Conocemos por lo que pasó Camino en esas últimas horas por varios testigos. El primero Galo Vierge, un torero anarquista que fue testigo del interrogatorio de Camino, una “presa fácil”, rodeada de niñatos bravucones con ganas de demostrar gallardía en retaguardia. Galo era amigo de Tomás Aritz abogado del PCE, que fue anarquista y torero, y posible novio de Camino. Intentó interceder por ella. Una carta hoy perdida de un médico irunés Victoriano Juaristi habla de esto. El propio Pío Baroja en su libro La Guerra Civil en la Frontera habla de Camino y Juaristi:

“Al volver, he sabido muchas cosas de las que no quisiera haberme enterado. Entre ellas el caso de la maestra de un pueblo del Roncal, llamado Güesa, una muchachita de Pamplona, inteligente, que se había hecho comunista. Se llamaba María del Carmen Oscoz, y yo supe de su existencia, porque en el comienzo del año 1936 me empezó a escribir unas cartas en las que se mostraba anticlerical y entusiasta del comunismo, cartas de persona inteligente. Esta pobre muchacha leía mis libros, creía que yo estaba equivocado al no identificarme con el entusiasmo comunista. La maestra era audaz y valiente. En el pueblo parece ser que había un cura que la perseguía. Ella pintaba a su perseguidor como a un monstruo. La maestrita fue a varias reuniones, y al comenzar la revolución la detuvieron y la llevaron a la cárcel de Pamplona.  El doctor Victoriano Juaristi, primero médico de Irún y luego de Pamplona, quiso salvar a la muchacha, y le aconsejó que no se mostrara orgullosa, sino que dijera que tenía verdaderos deseos de arrepentirse, que se mostrara amable y que se confesase para salvar la vida. La chica rechazó esas sugestiones con desdén. Algunos días después la sacaron en un camión, y en medio de la carretera la mataron los carlistas, tirándola al suelo y disparando sobre ella varios tiros. Después arrojaron su cadáver por un barranco. ¡Qué crueldad más baja! También me enteré del caso de un doctor Arraiza, de Pamplona, conocido mío, que hizo una lista de las personas que había que detener y fusilar, y al cual su mujer, que le acompañaba, le iba indicando: -Te has olvidado de poner en la lista a Fulano y a Mengano, y el marido los incluía para que no fueran olvidados al llegar el momento de la trágica liquidación, dispuesta por el odio y por el fanatismo, tan torvos y voraces en unos como en otros.”

Camino oyó el ruido de los motores de los coches tras 11 días encarcelada. Después de ser asesinada, su cuerpo fue llevado al Balcón de Pilatos en la sierra de Urbasa, “a volar”. Tenía 26 años.

En octubre de 2013 a instancias del historiador y nieto de asesinado  Balbino García de Albizu y con la colaboración de la Sociedad Aranzadi , se hacen las primeras prospecciones.  El día que dieron la noticia de que habían abierto la sima, estaba corrigiendo una página de El Escarmiento en la que doy cuenta del asesinato de María Camino Oscoz Urriza, maestra de Güesa, en la noche del 9 al 10 de agosto de 1936, en Urbasa precisamente. Nunca se ha encontrado su cuerpo. ¿Tal vez ahora? Entre los objetos encontrados en la sima: un lápiz, un txiskero, una granada de mano, y restos de un uniforme militar… El lápiz, ese lápiz. “

Autora: Nanny García Gómez

Recuperando Memoria T2-14 #RmCallejeroFranquista  Ir a descargar

Por un 1€ puedes hacer que sigamos adelante. Pincha el enlace y apoya con #1EuroPorLaMemoria: TEAMING

 

Anuncios

Acerca de radiorecuperandomemoria

La radio que da voz a la Memoria Histórica
Esta entrada fue publicada en Sin categoría y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s