3/3 Tiempos oscuros para la memoria histórica en Europa del Este

Hungría: la rehabilitación de Miklós Horthy, la revisión de la Revolución de 1956 y el derribo del monumento a György Lukács

 En Hungría, como en Ucrania, Polonia y otros países de Europa del Este, cada semana ocurren demasiados incidentes relacionados con la memoria histórica como para poder presentar en este artículo un panorama general. La última noticia que apareció en la prensa internacional fue la voluntad del gobierno de Orbán de quitar la estrella roja de la marca de cerveza Heineken, en el marco de la prohibición de los símbolos “totalitarios”. En este artículo hablaremos de tres temas: la rehabilitación de la era Horthy, la revisión de la Revolución húngara de 1956 y el derribo del monumento al filosofo György Lukács en Budapest.

poloniaFoto: Monumento a las víctimas de la ocupación alemana de Hungría; en la pancarta leemos: “Falsificación histórica”.

La política húngara se ha convertido en los últimos años en una competición entre la derecha dura de Fidesz, el partido de Viktor Orbán que gobierna desde 2010, y el neo-fascismo antisemita y anti-gitano de Jobbik. En este clima político de extrema derecha, se han endurecido las posiciones de Fidesz en varios ámbitos, entre ellos la política de memoria histórica. Ya en 2010, el gobierno creó un día de conmemoración nacional por el Tratado de Trianon de 1920, reforzando así el sentido nacionalista de victimización. En los años siguientes, Fidesz impulsó la rehabilitación del almirante Miklós Horthy a traves de la erección de estatuas y otros monumentos. En 2014, se inauguró en Budapest un monumento en conmemoración a las víctimas de la ocupación alemana de Hungría 70 años atrás. El monumento representa el aplastamiento del Arcángel Gabriel (que simboliza Hungría) por el águila imperial de Alemania. El objetivo político-histórico del gobierno es negar la estrecha alianza de la Hungría de Horthy con la Alemania nazi y así hacer olvidar el papel de Hungría en el holocausto. La Federación de Comunidades Judías y una alianza de asociaciones, “Memento 70”, se opusieron al proyecto gubernamental e intentaron organizar conmemoraciones con un contenido distinto. También se organizaron numerosas protestas frente al monumento. En una pancarta de manifestantes, pudimos leer: “falsificación histórica, envenenamiento intelectual“.

En su 60 aniversario en 2016, Orbán declaró que “la vida húngara de hoy en día está construida sobre los cimientos de la Revolución de 1956”. La nueva narrativa de la Revolución de 1956, impulsada por Fidesz, niega el carácter de izquierda de la revolución y borra el papel histórico de sus lideres. Se trata no solamente de una lectura anticomunista, pero también nacionalista: Orbán presenta la Revolución como una lucha de los Húngaros contra Moscú y establece un paralelismo con su actual lucha contra la Unión Europea. Los objetivos de estas luchas serían una vuelta a la Hungría de Horthy idealizada. Para ganar esta batalla sobre el significado de la Revolución de 1956, Orbán suspendió en 2012 el apoyo estatal al centro de investigación histórica “Instituto 1956” y lo reemplazó un año después por el “Instituto Veritas”, bajo control directo del gobierno.

La derecha húngara no solo construye, sino que también derriba monumentos. El pasado 25 de enero, el ayuntamiento de Budapest decidió retirar la estatua del filósofo Georg Lukács. La propuesta no vino del gobierno municipal de Fidesz… sino de un concejal de Jobbik. Su idea de borrar a un marxista ý judío de la historia recibió el apoyo entusiasta de los concejales de Fidesz. Se pasa por alto que este “enemigo del pueblo” participó en el gobierno revolucionario de 1956. La demolición del monumento sigue un proceso que se originó en 2010 con los ataques del ayuntamiento de Budapest a los Archivos Lukács, en la antigua casa del filósofo. La estatua de Lukács fue reemplazada por un monumento a la gloria de Esteban I, el último gran príncipe de los Húngaros y primer rey de Hungría en el año 1001.

Las políticas de la memoria como punta de lanza de una ola reaccionaria

En este artículo hemos visto la gran importancia de la política de la memoria para las derechas reaccionarias de Europa del Este. Estas fuerzas políticas, que están actualmente en poder en varios países, procedieron a una revisión de la historia, por una parte con el olvido y la demonización de ciertos periodos y por otra parte con la rehabilitación de pasajes históricos considerados de grandeza nacional (con una filia particular para los autoritarismos de los años 1930). A través de esta reescritura de la historia, pretenden presentarse como el renacimiento de un pasado perdido por culpa del comunismo y de una serie de intromisiones extranjeras. Los nuevos nacionalismos creados de esta manera cultivan los valores y sentimientos de victimización histórica, estabilidad eterna y preeminencia política de la nación.

Hablamos de Ucrania, Polonia y Hungría (y en un artículo anterior de Rusia), pero la ola reaccionaria no se limita a estos países. Podíamos haber hablado también de Eslovaquia, donde el partido neofascista Nuestra Eslovaquia de Marian Kotleba entró en 2016 en el Parlamento con 14 escaños después de haber seducido un quinto del electorado joven. Kotleba es un gran admirador de Jozef Tiso que fue presidente de la República Eslovaca, el estado títere de la Alemania nazi de 1939 a 1945, y que permitió la deportación de decenas de miles de judíos. Además hay otro partido de extrema derecha que pide la rehabilitación de la figura de Tiso: el Partido Nacional Eslovaco obtuvo 15 escaños en 2016 y forma parte del actual gobierno de coalición liderado por el socialdemócrata Robert Fico.

Habrá que seguir también de cerca cómo los proyectos de la derecha reaccionaria de los demás países de Europa del Este proponen una nueva versión de la historia nacional. Pero hay incluso más cuestiones políticas relacionadas que deberían ser estudiadas. ¿Por qué y cómo la extrema derecha consigue seducir a los jóvenes, por qué avanza también en Europa occidental y cómo se relaciona en estos países con la memoria histórica…? Plantear el problema de la extrema derecha nos lleva también a pensar en la posible alternativa. Sin desarrollar análisis importantes, pensamos que el auge de la extrema derecha está directamente relacionado con las ofensivas capitalistas de las últimas décadas, tanto en Europa occidental como en Europa del Este donde la destrucción social ha sido incluso más devastadora. La izquierda por su parte se he desacreditado por las experiencias traumáticas del estalinismo y del liberalismo económico de la socialdemocracia. En cuanto a la socialdemocracia actual, destacamos también como entra en el juego xenófobo e islamófobo de la extrema derecha: en Eslovaquia por ejemplo, el discurso del primer ministro socialdemócrata Fico propone proteger el país de la inmigración musulmana.

Frente a la crisis del capitalismo y al auge de la extrema derecha ultraconservadora y racista, hace falta una verdadera izquierda con un programa anticapitalista y ecosocialista; una izquierda radicalmente democrática que fomente la auto-organización popular para enfrentarse a las presiones de las instituciones del capitalismo nacional e internacional (y que no capitule como lo han hecho Tsipras y Syriza en Grecia). En cuanto a las políticas de memoria, esta izquierda debe ponerse manos a la obra e invertir en el patrimonio histórico y cultural, valorizar la herencia de las luchas sociales del pasado y promover una investigación y educación histórica libre y crítica que en muchos casos supere los límites del Estado-nación.

Primera parte: https://radiorecuperandomemoria.com/2017/05/06/tiempos-oscuros-para-la-memoria-historica-en-europa-del-este/

Segunda parte: https://radiorecuperandomemoria.com/2017/05/06/23-tiempos-oscuros-para-la-memoria-historica-en-europa-del-este/

Autor: Neal Michiels

Recuperando Memoria T2-14 #RmCallejeroFranquista  Ir a descargar

Por un 1€ puedes hacer que sigamos adelante. Pincha el enlace y apoya con #1EuroPorLaMemoria: TEAMING

 

Anuncios

Acerca de radiorecuperandomemoria

La radio que da voz a la Memoria Histórica
Esta entrada fue publicada en Sin categoría y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a 3/3 Tiempos oscuros para la memoria histórica en Europa del Este

  1. Pingback: 2/3 Tiempos oscuros para la memoria histórica en Europa del Este | RECUPERANDO MEMORIA

  2. Pingback: 1/3 Tiempos oscuros para la memoria histórica en Europa del Este | RECUPERANDO MEMORIA

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s