Sánchez y la ambigüedad como forma política

Tras el anuncio de la intención de Unidos Podemos de presentar una moción de censura al gobierno de Mariano Rajoy y del PP, hemos tenido que escuchar, leer y soportar todo tipo de comentarios provenientes de todos los sectores sociales y partidos políticos.

Estos comentarios han sido de lo más variopinto; divertidos, aburridos, insultantes y algún que otro, ingenioso. O al menos, eso piensan sus autores. Desde las “charlotadas” del PP, pasando por el “circo” de Ciudadanos hasta la acusación de “mala fe” por parte de los socialistas.

garzon-y-pablo_25644_1.jpg

Todos y cada uno de ellos han cumplido con su papel de ¿defensores de la Democracia? Cada uno a su manera. Haciendo piña y Rajoy riéndose para sus adentros, incluso permitiéndose tomárselo a broma.

Pero seamos serios y analicemos que puede pasar con las distintas opciones de esta moción de censura. Si no prospera, el PP saldrá fortalecido de esta situación y teniendo cada vez más claro quiénes son sus aliados para poder seguir hundiendo poco a poco a este país en el desgobierno y la corrupción. Además el partido que lo presenta no tendrá oportunidad de volver a presentar otra moción de censura en lo que queda de legislatura. Cosa muy conveniente para este gobierno, ya que sabe perfectamente que ningún otro partido se atreverá a tan osada acción contra ellos y su política. Se limitaran a ladrar, muy quedamente, en el hemiciclo, pero encogiendo el rabo cuando su amo levanta la mano.

Si prospera, pues los ciudadanos y ciudadanas de este país tendremos una oportunidad para encaminar la senda que nos lleve fuera de este pozo cada vez más negro que es la situación en la que vivimos actualmente. Mariano Rajoy y sus acólitos tendrían que dejar el gobierno y al haber en España un modelo de moción continuista y constructiva, no se convocarían nuevas elecciones, sino que la legislatura seguiría su curso, otorgando la confianza al candidato propuesto por el o los partidos que presentan la moción de censura, con programa político propio.

¿Cómo se desarrolla una moción de censura? Esta tiene que ser presentada con el apoyo de al menos el 10% de los diputados y para que prospere, aprobada con mayoría absoluta en la Cámara Baja, es decir, en el Congreso de los Diputados. En nuestro caso sería con 176 votos (la mitad + 1) de los 350 diputados que ocupan los bancos del hemiciclo.

Repasemos números: Unidos Podemos, coalición que presentará la moción cuenta con 45 diputados, sumándole los diputados obtenidos por los grupos vinculados a Podemos, pasarían a 71, incluidos los 12 de En Comú Podem.  El PP cuenta con 137 diputados a los que tenemos que sumarle los 32 de Ciudadanos, de quienes presumimos que al haberle dado su apoyo en la investidura de Rajoy, también en esta ocasión estará al lado de su amo. El PSOE cuenta con 85 diputados y los restantes 25 hasta completar los 350 se reparten entre otras formaciones políticas.

En el caso que Ciudadanos sigan apoyando al PP, juntos suman 169 votos. Unidos Podemos necesitaría, además de todos los grupos afines,  del apoyo de PSOE y 20 votos más del resto de formaciones. No vale presentar más votos que el PP, la moción tiene que salir adelante con mayoría absoluta.

Y en este punto es dónde se presenta la gran incógnita. ¿Qué hará el PSOE? Y es que en este momento nada está claro. Inmersos en unas primarias para elegir Secretario o Secretaria General, despellejándose entre ellos, no tienen tiempo de preocuparse por el futuro de la nación. Porque es eso lo que está en juego, el futuro de 45 millones de ciudadanas y ciudadanos. El futuro de la Sanidad, de la Educación, de las prestaciones por Desempleo, de las pensiones, del dinero desaparecido por la corrupción, de la Atención Temprana… El PSOE antepone sus intereses partidistas a todo esto y dentro de esa “guerra fratricida” cada uno de los candidatos solamente piensa en como derrotar a su contrincante. Tenemos al sector de la sultana de Andalucía, Susana Díaz, cuya principal motivación parece que es derrotar, aniquilar, desaparecer a Pablo Iglesias y su formación por temor a que la gente se dé cuenta de lo que es hacer política de izquierdas, pero de la de verdad. Lo está atacando más que incluso a su oponente más directo, Pedro Sánchez. Está claro que si gana las primarias y llega a ser Secretaria General, el PP puede respirar tranquilo, ya que tiene su beneplácito para seguir saqueando y robando a su antojo. Algo pillarán a cambio. Quizás la absolución y bendición para Manuel Chaves y José Antonio Griñan.

sanchez1

¿Y Pedro Sánchez? Pues es un enigma. Tan pronto declara que se equivocó al pactar con Ciudadanos tras las elecciones del 20D en 2015 en vez de intentar llegar a un acuerdo con Podemos, que lo mismo se atrinchera de nuevo en sus vaguedades y no deja ver sus verdaderas intenciones. Nos ha tenido entretenido con medias verdades, demostrando que está más dolido por el varapalo recibido de su propio partido, que por la situación en la que se encuentra España por no haber sabido hacer las cosas bien en su momento. Preguntado por si apoyaría la moción de censura se sale por la tangente justificándose que él ya ha pedido la dimisión de Mariano Rajoy. Con eso ya da por cumplida su obligación. Pero puede estar pidiendo esa dimisión de aquí al día del Juicio Final, que mientras no se moje de verdad y apoye la moción no se va a conseguir nada. ¿O piensa que Mariano Rajoy se va a ir solamente porque él se lo pida?

No Pedro, hay que ser valiente, sin reservas, jugársela y dar la cara de una vez. Las medias tintas solamente llevan a las dudas. No puedes estar jugando eternamente con dos barajas. Querer contentar al sector más conservador de tu partido pero a la vez querer convencer a tus bases que eres el candidato ideal y progresista que están reclamando. Eso no cuela, nadar y guardar la ropa, no. O te mojas o nunca llegarás a ser un político creíble. Y lo que es peor aún, seguirás siendo mantequilla en las manos de la Sultana, porque no tiene escrúpulos ningunos a la hora de pasar por encima de quién haga falta para ostentar el poder. Tienes que darte cuenta que tu enemigo político no está fuera sino dentro de tu propio partido. No sigas la misma senda que Susana Díaz centrando tus esfuerzos en desprestigiar a Pablo Iglesias. No te dejes intimidar por las presiones de la vieja guardia “sociolista”. Esos ya no tienen fuerza moral para dar lecciones de socialismo tras haber traicionado a los electores y  haberse vendido al mejor postor.  Por una vez, juega limpio y afronta la realidad.

En España el panorama político ha cambiado y hay mucha gente que está pidiendo a gritos una política de izquierdas. Y esa no se va a conseguir hasta que los que tienen la oportunidad de propiciarla, en este caso, que el PSOE vuelva a ser socialista, no den un paso al frente sin temerle a lo que venga después. ¿O quizás eres también de esos que se conforman con el sillón, da igual dónde esté éste colocado?

No sé si los políticos os dais cuenta que a las ciudadanas y a los ciudadanos nos da igual eso de que se diga o se haga lo políticamente correcto. No resultáis ya creíble. La hipocresía se ve a la legua y se ve claramente que aquí lo que cuenta es ostentar el poder. Un poder que ha estado repartido a partes iguales entre dos partidos que se han ido alternando en el gobierno, que cada uno ha pillado la tajada que le ha dado tiempo mientras ha estado gobernando y que lo único que os interesa es que nadie más venga a importunar este idílico matrimonio que se ha formado en los últimos 40 años para no descubrir todo aquello que os lleváis encubriendo unos a otros durante todo este tiempo.

Es hora de que el pueblo vuelva a ostentar el poder que le corresponde y eso solamente es posible cuando los ladrones, los privilegiados y los que los encubren vuelvan al mismo hoyo de dónde salieron.

Autora: Ani García Pérez

Recuperando Memoria T2-14 #RmCallejeroFranquista  Ir a descargar

Por un 1€ puedes hacer que sigamos adelante. Pincha el enlace y apoya con #1EuroPorLaMemoria: TEAMING

Anuncios

Acerca de radiorecuperandomemoria

La radio que da voz a la Memoria Histórica
Esta entrada fue publicada en Sin categoría y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Sánchez y la ambigüedad como forma política

  1. Sigo la página y la comparto aunque a veces, como hoy, vea que es más que una página de memoria. Una cosa: si la moción la presenta un 10% de diputados/as sólo son esos 35 firmantes quienes no pueden presentar otra en esta legislatura. Es decir de los 71 diputados de UP, 35 no pueden presentar otra pero 36 sí.

    Me gusta

    • radiorecuperandomemoria dijo:

      Jordi efectivamente, la página demás de Memoria Histórica escribimos sobre otros temas. Lo que no quita que el tema central sea la memoria.
      Y efectivamente una parte del grupo si podría.

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s