La mujer en la publicidad: sólo cuerpo.

Son muchos los miedos que tienen que soportar las mujeres por el único hecho de serlo. Miedo a salir sola de casa, miedo a montar con un desconocido en el ascensor, miedo a hablar “más de la cuenta”, miedo a no estar “guapa”…. miedo, miedo, miedo a muchísimas cosas que la sociedad nos ha enseñado que debemos tener, miedo a tantas cosas que la vida nos ha enseñado que hay que temer.

slideshow-3_interna.png

No tenemos miedo a la oscuridad. La oscuridad no nos da miedo, nos da miedo que nos violen por la calle. No tenemos miedo a los ascensores. Los ascensores no nos dan miedo, nos da miedo que alguien nos haga algo dentro. No tenemos miedo al hecho de hablar. El hecho de hablar no nos da miedo, nos da miedo que por hablar de realidades nos condenen, nos quedemos sin trabajo, sin amigas y amigos, que nuestra familia se sienta decepcionada.

Hace poco una amiga me dijo que gente a la que apreciaba mucho y con la que había compartido muchas cosas le coartaron la libertad a la hora de hablar de feminismo. La frase era la siguiente: “Sabes que yo estoy de acuerdo en todo contigo, pero con esas cosa ya….”

“Esa cosa ya…” Esa cosa llamada feminismo es demasiado para muchos. Esa cosa que lo único que busca es la igualdad total es demasiado para muchos. Es tratado como algo malo porque para una parte muy importante del mundo lo es. Lo es porque busca destruir el sistema. Un sistema que siempre ha utilizado a las mujeres para sacar rentabilidad de una forma u otra.  Hoy hablaré de una rentabilidad que vemos a diario miremos dónde miremos: la mujer en la publicidad.

Publi_antigua2.jpg

La mujer es la parte de la población que más consume. Todo lo que se necesita en un hogar lo compra la mujer: alimentos, menaje, productos de limpieza, ropa de cama y de baño… Los regalos también los suele comprar la mujer; navidad, cumpleaños… Incluso compra los productos masculinos; ropa para sus hijos, su pareja… Cerca del 80% de las compras son realizadas por mujeres.

Por esa regla la publicidad debería ir enfocada a la mujer y por lo tanto no se estereotiparía, no se pondría a la mujer como si fuese inocente, sumisa, objeto sexual básicamente.

La mujer en la publicidad es un cuerpo, nada más. Lo demás no importa. La publicidad no plasma los intereses reales de las mujeres. Eso no importa. Lo único que importa es el cuerpo. El cuerpo de la mujer perfecta en todas sus variables. El cuerpo de una mujer sumisa, cariñosa, atenta…seductora.

Sí, todas esas variables de mujeres culminan en la seducción. Dependiendo del anuncio la mujer es sumisa y seductora para los hombres que le gustan las mujeres sumisas. En otros la mujer es cariñosa y seductora para todos los hombres a le gustan las mujeres cariñosas. En otras ocasiones la mujer es “tonta” pero tiene un cuerpo perfecto para aquellos que le gusten las mujeres tontas…

Además el cuerpo de la mujer, cada parte del cuerpo de la mujer es usado para “seducir” dependiendo del producto que se quiera vender. Cuanto más erótica sea la zona elegida más posibilidad de ventas hay. Piernas, cuello, labios, pechos, culo… Esto no sucede sólo en anuncios enfocados a hombres también a mujeres como una estrategia que dice: “Si compras esto tendrás un culo perfecto” (aunque el anuncio sea de tampones).

objetivacion-metafora-mujeres-botellin-engendros-publicidad_PLYIMA20140211_0045_1.jpg

Y si lo enfocas a los hombres es aún mayor. Bebe esta cerveza fría anunciado por una mujer “perfecta”. ¿Por qué? Porque nosotras, esa mujer es su cerveza. Porque cuando vayan a pedir esa cerveza recordarán a esa mujer con cuerpo de escándalo. Porque lo asocian: La cerveza no es la cerveza. Ella es mi cerveza.

Uno de los problemas fundamentales de la publicidad es que las mujeres no somos personas. Somos cuerpos. Y para más inri, somos cuerpos con una “personalidad” siempre inferior. Somos una mezcla perfecta: personalidad que más le gusta a los hombres + seducción.

En el hombre esto ocurre de forma muy reducida pues por ejemplo si compra un coche en el que sale un hombre físicamente “perfecto” y con éxito se está comprando a él. Nada que ver con la cerveza. En el caso de la cerveza está comprando a la chica del anuncio, su recuerdo, su asociación.

Podemos diferenciar tres tipos:

  • Anuncios dedicados a ellos en el que el producto que “compran” es una mujer “perfecta”.
  • Anuncios para ellos y en algunas ocasiones ella (aunque mucho menos) se compran a sí mismos.
  • El más común: anuncios para ellas en el que se compran a ellas mismas diseñadas para ellos. Sumisa, cariñosa…. Ocurre con los anuncios de hogar sobre todo.

Autora: Ale de la Fuente

¿Conoces nuestro microrrelatos feministas? En el enlace tienes toda la información:
MICRORRELATOS FEMINISTAS

Anuncios

Acerca de radiorecuperandomemoria

La radio que da voz a la Memoria Histórica
Esta entrada fue publicada en Sin categoría y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a La mujer en la publicidad: sólo cuerpo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s