Cierre de la Fundación O´Belén. Entrevista con Dani Reyes.

El pasado 29 de marzo nos enterábamos que la Fundacion O´Belen, empresa dedicada a los servicios sociales e implicado en casos de abusos a menores, perdía las últimas cesiones de gestiones de centros. Hemos entrevistado a Dani Reyes, que en estos últimos diez años ha luchado contra esta fundación y por la remunicipalización de los servicios sociales y que ha colaborado con Recuperando Memoria.

concentracion

1.-¿Cómo te sientes al saber que la Fundación O´Belen va a cerrar?

La verdad es que se suceden una serie de sensaciones contradictorias. Sin duda, al enterarme de la noticia, me embargó una gran alegría. Te emocionas, porque han sido muchos años de lucha, con momentos muy duros, otros muy bonitos. Grandes alegrías y grandes frustraciones se han ido alternando durante estos más de diez años. Inevitablemente te acuerdas de muchas personas y de muchos momentos terribles. Te acuerdas de los verdaderos protagonistas de esta historia, las chavalas y los chavales. También te acuerdas de todas esas personas que, sabiendo lo que ocurría en los centros de O´Belen, miraban para otro lado. Entiendo el miedo (nadie se libra de sentirlo), pero jamás entenderé la cobardía. En resumen, parafraseando al heredero del dictador, la noticia me llena de orgullo y satisfacción.

2..-¿Por qué querías que cerrara?

Tras la caída del Muro de Berlín, las tesis neoliberales se extendieron por todas partes. Por supuesto también se impusieron en el estado español. De ahí parte la concepción de los Servicios Sociales tal como existen hoy día, privatizados casi en su totalidad (el 80% de quienes nos dedicamos profesionalmente a la Intervención Social, lo hacemos desde el sector privado). Además todo camuflado con el cachondeo de las oenegés (la mayoría de las cuales no son más que empresas de servicios con piel de cordero y beneficios fiscales por lo del sin ánimo de lucro).

O´Belen era una de esas empresas. Simplemente tuvieron la mala suerte de equivocarse en el casting de personal, y ellos mismos nos juntaron a un grupo de educadoras y educadores con compromiso real tanto con su profesión como con la chavalería, y no con la Administración ni con quien les pagaba la nómina (que hay pocas cosas más tristes que la lealtad al patrón).

Al ver las atrocidades que se cometían en nombre de la reeducación (lamentable término que siempre me evocó a aquello de la redención por el trabajo), decidimos no ser cómplices. Celdas de aislamiento, malos tratos físicos y psicológicos…¿en qué momento la intervención social se entrelazó con la tortura? No lo íbamos a permitir.

3.- ¿Cómo luchasteis contra la fundación?

Lo primero eran los niños y las niñas. Por eso lo primero fue estudiar. Es sorprendente que quienes trabajan en centros de menores normalmente no conozcan la legislación relativa ni las normas internacionales que los regulan. Además, la actividad directamente relacionada con nuestro trabajo fue muy intensa…¡incluso teníamos reuniones de equipo paralelas! El aprendizaje profesional fue muy importante. También mucha lectura, así es como descubrimos las obras de Enrique Martínez Reguera y de Jesús Valverde Molina (imprescindibles para cualquiera que pretenda acercarse al mundo de la exclusión social).

Y empezó la lucha. Utilizamos todos los medios a nuestro alcance. Desde el principio contamos con el apoyo del Sindicato de Estudiantes y de Izquierda Revolucionaria (organización en la que milito). Para que os hagáis una idea de lo dura que ha sido esta lucha, basta mencionar que a pesar de contar con el apoyo incondicional de estas organizaciones, no fue fácil hacerles entender que la gravedad de la situación iba más allá de las consecuencias lógicas de la privatización de un servicio público. El nivel de degradación al que ha llegado el sistema de protección de menores resulta ciertamente increíble.

Llamamos a todas las puertas que se nos ocurrieron. Hemos sufrido lo peor de la burocracia sindical, pero también hemos conocido a lo mejorcito del sindicalismo. ¡Merece la pena luchar por recuperar nuestras Comisiones Obreras!

Esta lucha ha supuesto una verdadera vacuna contra el sectarismo político. El movimiento libertario se ha volcado en la lucha contra los centros de menores (por ejemplo, la Asamblea Contra los Centros de Menores Cerrados ha sido fundamental). Hemos recorrido todo el estado para participar en actos organizados en centros sociales okupados, en universidades, en ateneos…Además, ha sido el movimiento antirrepresivo (de carácter fundamentalmente libertario) el que ha organizado la mayoría de las movilizaciones, como las concentraciones frente al Instituto Madrileño del Menor y la Familia, las manifestaciones en Paracuellos del Jarama o las acciones contra Ibercaja.

Por otro lado, y a pesar de nuestro visceral anticlericalismo, no podemos más que profesar cariño, respeto y admiración por la gente que se mueve en torno a San Carlos Borromeo. No hay mejor universidad que la Escuela de Marginación de Entrevías. A través de la labor de gente como Enrique de Castro y Javier Baeza entiendes lo que significaron los curas obreros y que las comunidades cristianas de base son poderosos aliados en la lucha por la emancipación social.

La alianza de los movimientos sociales con la gente que llevaba décadas trabajando honestamente con la juventud marginada, en combinación con las denuncias ante instituciones como Amnistía Internacional o el Defensor del Pueblo, ha logrado tumbar a la Fundación O´Belen y romper el cerco de ocultación y propaganda en torno a los sistemas de protección de menores y justicia juvenil.

También fue fundamental una buena estrategia de comunicación, que nos permitió utilizar a los medios de comunicación de masas sin que pudieran tergiversar la realidad que estaba ocurriendo, permitiéndonos trasladar nuestro mensaje a millones de personas ante la publicación del famoso informe del Defensor del Pueblo.

En esta lucha han jugado un papel muy destacado los medios de contrainformación. Diagonal, Tokata, Kaosenlared, Nodo50, Alasbarricadas, radios comunitarias…han sido fundamentales para nosotras. Mención especial para El Candelero, el programa de la Asociación Cultural Candela en Radio Vallekas. Nuestra casa. El maestro Gonzalo Romero nos dejó, pero siempre vivirá con nosotros. Gracias por todo.

no a o belen

4.- ¿Crees que con el cierre de O´Belen ha terminado la lucha?

Evidentemente no. O´Belen sólo es una de las muchas osigés y demás entidades con afán de lucro que se lucran de la desgracia ajena a través de la privatización de los Servicios Sociales. Además es necesario revisar el perverso funcionamiento del sistema de protección de menores y también nuestra justicia juvenil. El robo de bebés iniciado bajo el franquismo sigue presente,  ahora en forma de expropiación legalizada a través de la retirada de tutelas. Nadie puede negar que existen situaciones que hacen inviable la convivencia de ciertos menores con su familia de origen. Pero son los menos. La pobreza sigue siendo el principal motivo para retirar tutelas, lo vistan como lo vistan. Ni siquiera hay tutela judicial en estos procesos.

5.- ¿Qué pasos hay que dar para acabar con la precarización de los Servicios Sociales?

El primer paso es acabar con la privatización. Mientras no extirpemos el lucro patronal de la ecuación, no habrá nada que hacer. Sin embargo no todos los gobiernos del cambio parecen dispuestos a enfrentarse a los poderes fácticos. Mientras Ada Colau municipaliza las Escuelas Infantiles subrogando a las plantillas y sube su sueldo un 100%, Manuela Carmena apuesta por mantener el modelo neoliberal de gestión de los servicios públicos. Vamos a seguir luchando política y sindicalmente por la gestión directa de los Servicios Sociales.

Pero la titularidad pública de los centros de menores no garantiza su adecuado funcionamiento. Hay que acabar con la institucionalización y con las retiradas de tutela sin sentido. La protección de menores en torno a centros “residenciales” se debe a que estos recursos generan mayores beneficios a sus gestores y a la influencia que sigue teniendo en la sociedad en general, pero sobre todo en la enseñanza y en la atención social, la Iglesia. Hay que centrarse en la atención comunitaria, enraizada en los barrios. Tenemos que reconstruir el tejido social. En definitiva, tenemos que luchar por unos Servicios Sociales públicos, democráticos y de calidad

T2 – 13 #RmSupervivientesDelJarama

Ir a descargar

Por un 1€ puedes hacer que sigamos adelante. Pincha el enlace y apoya con #1EuroPorLaMemoria: TEAMING

Anuncios

Acerca de radiorecuperandomemoria

La radio que da voz a la Memoria Histórica
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s