El Carnaval en Andalucía: de la libertad a la represión

carnaval-cadiz-3.jpg

El 3 de febrero de 1937, en plena Guerra Civil, el Gobernador General de los sublevados, el General Luis Valdés Cabanillas, transmite desde Valladolid una  orden circular a todos los Gobernadores civiles que se encontraban en zona controlada por el bando nacional:

“En atención a las circunstancias excepcionales porque atraviesa el país, momentos que aconsejan un retraimiento en la exteriorización de las alegrías internas, que se compaginan mal con la vida de sacrificios que debemos llevar, atentos solamente a que nada falte a nuestros hermano que velando por el honor y la salvación de España, luchan en el frente con tato heroísmo como abnegación y entusiasmo, este Gobierno General, ha resuelto suspender en absoluto las fiestas de Carnaval.
Y a estos efectos encarezco a V.E. tome las disposiciones oportunas para su más exacto cumplimiento, evitando pueda celebrarse ninguna clase de estas fiestas en días tan señalados en los que nuestro pensamiento debe estar de corazón al lado de los que sufren los rigores de la guerra y de los que ofrendan su vida en defensa de nuestra santa causa de redención.”

 Así comenzaba la prohibición de la Fiestas de Carnaval  y que duraría en algunas poblaciones hasta la muerte del dictador.

 El Carnaval, como ingeniosa expresión satírica, siempre estuvo unida en Andalucía a las clases populares que antes de la Cuaresma disfrutaban de una ocasión especial para criticar el poder y algunas costumbres, algo que acabaría incomodando a las clases dominantes y a la iglesia católica.

 Durante la Segunda República se produce una autentica explosión de crítica social en los Carnavales, cuyas letras habían estado prohibidas durante las tres primeras décadas del s.XX, Los conflictos sociales, las huelgas y los atentados en torno a la reforma agraria impregnaron los Carnavales en Andalucía.

En enero de 1933 en Casas Viejas, entonces pedanía de Medina Sidonia ( Cádiz), se produce la aclamación del comunismo libertario por parte de algunos vecinos y su posterior enfrentamiento con la Guardia Civil que daría lugar a la masacre producida entre el 10 y el 12 de enero donde murieron 23 campesinos y tres agentes del orden. Este será uno de los temas preferidos por las agrupaciones en los Carnavales de 1933. Se cree que incluso hubo una agrupación llamada “ Casas Viejas” en el Carnaval de Cádiz. Existe una copla que aunque no hace referencia explicita a estos sucesos si es una recriminación al gobierno de la República por la traición que supuso lo acaecido en esta aldea obrera. La crítica inicial se refiere a la lentitud de las reformas y para que el pueblo no olvide lo sucedido:

 El trabajador alegre esperaba
lo que desde abril le prometieron
esos que en el poder hoy están disfrutando
de lo que luchando otros consiguieron
si por el esclavo del campo y ciudades
la vil monarquía le vimos caer
a los que anhelaban tan solo libertarse
no debéis de hambre dejarlos perecer
en el mitin se les dijo
siempre ha de tener tu pan

Libertad y mutuo respeto
para todos habrá igualdad
hasta el día tan solo desengaño
la miseria aumentando va
aquel que no se humilla y protesta
dentro de un presidio su muerte tendrá
si quieren apagar la rebeldía
y que en España tengamos paz
castiguen a farsantes y traidores
que son los culpables de este malestar
si al pueblo que siempre fue noble y sano
lo tratáis como a un criminal
y en ve de pan le dais metrallas
eso nunca lo podrá olvidar.

En esta letrilla se denuncian los sucesos de Casas Viejas y los de Castilblanco ( Badajoz).

   El corazón me llora de sentimiento,
al contemplar mi patria
por lo que está ocurriendo,
hace temblar de espanto
a cualquier racional.

En el humilde pueblo de Casas Viejas
un trágico suceso se declaró,
causas de las violencias y desaciertos,
que sufre con paciencia
nuestra nación.

En dicho pueblo
lo mismo que en Castilblanco,
el justo muere
y queda vivo el tirano;
las consecuencias
tienen que servir
de ejemplo
y a nadie culpen
con saña
que la situación de España
lo dice a cada momento.

Esta el funesta obra
de una prensa de libertad
y lo decimos llena
de hipocresía
que a cambio de cultura
nos dan maldad.

Sobre las consecuencias
mucho ha de pensar,
la sangre derramada
de mis hermanos
mientras que los culpables
saben callar.

En Cádiz durante todo el periodo republicano se mantuvieron las criticas al Gobierno, a la Iglesia y al Partido Comunista, el humor permitía mofarse de casi todo. El profesor de Historia Miguel Villanueva ha descubierto incluso una letrilla en la que hacia referencia a un busto de Pablo Iglesias que se cayó al mar y que cuando lo rescataron  le estaba dando una conferencia a los cangrejos y a las lapas ya que tenía fama de hablar mucho.

 Durante toda la época republicana pocos acontecimientos nacionales o internacionales  se encapaban a la pericia de los letristas.

 También hubo censura. En algunos libretos se ven marcas de prohibición en los repertorios.

El 7 de febrero de 1937, domingo de Carnaval, las tropas marroquíes e italianas están a 4 kilómetros de Málaga El día 8, lunes de Carnaval, entran en Málaga. Los malagueños en masa huyen a Almería.

Bundesarchiv_Bild_121-1010,_Berlin-Lichterfelde,_Suner,_Himmler.jpg

Coincidiendo con la toma de Málaga se celebran en muchas regiones el Carnaval, saltando la prohibición  “disfrazándose” de una celebración por el triunfo.

Tras la finalizar la Guerra Civil, el Ministro de Gobernación Serrano Suñer  dicta una orden del 12 de enero de 1940 manteniendo la prohibición del Carnaval. Sin embargo, en muchas poblaciones se sigue celebrando aunque sin desfiles y a puerta cerrada. Se podían hacer bailes en locales autorizados siempre y cuando “ respondan a una costumbre verdaderamente tradicional “ y eran vigiladas por inspectores de la Junta Provincial de Sanidad y por las fuerzas de seguridad. También en otros lugares astutamente se introdujo un componente religioso, una “fiesta de ánimas”.

El Carnaval del 36 fue el último celebrado en Andalucía ya que los sublevados con la bendición de la Iglesia pusieron fin a la tradición carnavalesca y persiguieron a sus promotores, muchos de los cuales fueron fusilados o acabaron en la cárcel.

El buen humor, el descaro y la desvergüenza era de sumo arraigo popular. Ese arraigo popular es el que temía la dictadura.

Autora: Nanny García Gómez

Recuperando Memoria T2-11 #RMFeminismo  Ir a descargar

Por un 1€ puedes hacer que sigamos adelante. Pincha el enlace y apoya con #1EuroPorLaMemoria: TEAMING

Anuncios

Acerca de radiorecuperandomemoria

La radio que da voz a la Memoria Histórica
Esta entrada fue publicada en Sin categoría y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s