Un recorrido por Bélgica a través de 6 lugares de memoria histórica (primera parte)

Hoy nuestro compañero belga Neal nos hace un recorrido por Bélgica a través de los monumentos y su Memoria Histórica. Aquí va la primera parte (la siguiente el domingo que viene)

En 1815, Napoleón Bonaparte fue derrotado por la alianza europea de la Restauración en el campo de batalla de Waterloo, veinte kilómetros al sur de Bruselas. En 2015, se celebró el bicentenario del suceso con una recreación histórica de la batalla con 6200 figurantes, 330 caballos y 120 cañones. Entre los invitados de honor al espectáculo encontramos algunos de los últimos representantes actuales del Antiguo Régimen: el rey Felipe de Bélgica, el rey Guillermo Alejandro de Holanda, el príncipe Eduardo de Reino Unido y el gran duque Enrique de Luxemburgo. En cuanto a Alemana, el gobierno republicano de Angela Merkel no quiso enviar a ningún representante importante para conmemorar la victoria militar del Reino de Prusia.

neal

Sin embargo, Bélgica tiene más que conmemorar que la victoria de la Restauración. El país cuenta con cientos de lugares, edificios, museos y monumentos de interés histórico. En este artículo, dividido en dos partes, queremos hacer un repaso de los lugares más importantes de memoria histórica, desde el punto de vista del sufrimiento y de la resistencia popular en los últimos dos siglos.

 

  1. Las barbaridades de la Primera Guerra Mundial: el frente Yser en la zona de Ypres (1914-18)

neal-2

El 4 de agosto de 1914, el ejército alemán exige a Bélgica acceder libremente a Francia. El gobierno belga se niega y se une así a la Entente cordiale de Francia y Reino Unido en la Primera Guerra Mundial, un conflicto mayor entre las potencias imperialistas europeas. El 24 de octubre de 1914, el Rey Alberto, como comandante supremo del ejercito, decide abrir las esclusas e inundar la llanura del Yser. Como consecuencia de esta táctica defensiva y a pesar de la fuerza militar alemana, la línea del frente no se mueve sustancialmente hasta 1918.

Hasta el día de hoy, la Primera Guerra Mundial sigue marcando el paisaje de la ciudad de Ypres y sus alrededores. Los campos siguen llenos de balas y proyectiles, que se pueden encontrar todavía fácilmente en el suelo. La memoria de la Primera Guerra Mundial es de máxima importancia para los británicos que, al llevar el “Poppy” (amapola) de Flandes, conmemoran a cerca de un millón de muertos en la guerra. Cada año miles de británicos visitan las tumbas de sus abuelos caídos en la zona de Ypres.

Podemos destacar una serie de lugares dignos de visitar. Primero, el Flanders Fields Museum, que se sitúa en el edificio del ayuntamiento de la ciudad de Ypres. Es un museo moderno que cuenta la historia de la guerra desde el punto de vista de los soldados, tanto en la exposición permanente como en las temporales. Segundo, la Puerta de Menin, monumento que forma parte de la muralla de la ciudad, conmemora a los 54.900 soldados anónimos caídos de la Commonwealth (aquí encontramos también por ejemplo nombres indios). Cada día a las 18:00, se toca el “Last Post” delante del monumento.

Tercero, la zona de Ypres está llena de decenas de cementerios, sobre todo británicos. Pero también hay dos cementerios alemanes, los perdedores de esta gran matanza interimperialista. En el cementerio alemán de Vladslo encontramos la escultura “Trauerndes Elternpaar (padres en duelo) de la artista alemana Käthe Kollwitz. En en el pueblo de Koekelare se sitúa el museo Käthe Kollwitz, que es uno de los tres museos dedicados a la artista (los otros se encuentran en Colonia y Berlín). Kollwitz (1867-1945) era una pintora y escultora que consagró su vida artística a la condición humana con obras sobre la miseria, la represión, la guerra y la muerte. Otro lugar de interés son los corredores de la muerte en Poperinge dónde fueron encarcelados y ejecutados los desertores de guerra británicos. Esta lista de lugares de interés sobre la Primera Guerra Mundial no es exhaustiva, por lo que recomendamos encarecidamente un visita esta zona del Saliente de Ypres.

 

  1. La emigración europea hacia Norteamérica: el museo Red Star Line en Amberes (1873-1934)

neal-3

La “Red Star Line” fue una compañía marítima que transportó dos millones de emigrantes europeos de Amberes a Nueva York durante el periodo  comprendido entre1873 y 1934. No se trataba únicamente de ciudadanos belgas pobres y en busca de una vida mejor, sino también de un elevado número  de emigrantes de otros países, entre ellos muchos provenientes de Europa del Este que huían de la persecución política.

El museo Red Star Line está situado en el puerto de Amberes,  en el almacén donde se registraron los candidatos para la travesía del Atlántico. Es un museo moderno que abrió sus puertas en el año 2013.

 

  1. La represión de la Resistencia durante la Segunda Guerra Mundial: el Fuerte de Breendonk (1940-1944)

neal-4

El Fuerte de Breendonk, que se sitúa a trece kilómetros de Malinas, fue construido al inicio del siglo XX como fortaleza militar defensiva. Durante la Segunda Guerra Mundial, los nazis alemanes lo convirtieron en un campo de prisioneros, en primer lugar para presos políticos de la resistencia antifascista. El campo estaba gestionado por la SS de Heinrich Himmler y llegó a contar en total con unos 3500 presos. 185 de ellos fueron ejecutados en Breendonk y un número similar murió por las condiciones de vida en el campo, pero muchos más fueron deportados a campos de concentración y de exterminio. Una visita guiada al museo permite conocer la realidad de la cruel y sádica represión  de jóvenes izquierdistas y otros presos a manos de sus verdugos nazis.

El “National Memorial Fort Breendonk” abrió en 1947 como lugar de memoria histórico para el público y fue renovado en 2003. Cada 21 de septiembre, el día aniversario de la liberación del campo, la asociación de supervivientes de Breendonk organiza una peregrinación conmemorativa al Fuerte de Breendonk.

Otros lugares de interés sobre la Resistencia son el Museo Nacional de la Resistencia en Bruselas y el monumento al Groupe G en la Universidad Libre de Bruselas. El Groupe G fue una organización de resistencia y sabotaje creada por estudiantes de ingeniería de la universidad que contó con 4000 militantes, sobre todo jóvenes y estudiantes.

La próxima semana seguiremos nuestro recorrido por algunos de los lugares de memoria histórica más importantes de Bélgica: el cuartel Dossin en Malinas (desde el cual fueron deportados miles de judíos a Auschwitz), las huellas de la colonización belga del Congo y  el Bois du Cazier, donde tuvo lugar la mayor catástrofe minera de la historia de Bélgica.

Autor: Neal Micheils.

Recuperando Memoria T2-9 #AgresionesFascistas

Ir a descargar

Por un 1€ puedes hacer que sigamos adelante. Pincha el enlace y apoya con #1EuroPorLaMemoria: TEAMING

 

Anuncios

Acerca de radiorecuperandomemoria

La radio que da voz a la Memoria Histórica
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Un recorrido por Bélgica a través de 6 lugares de memoria histórica (primera parte)

  1. Pingback: Un recorrido por Bélgica a través de 6 lugares de memoria histórica (segunda parte) | RECUPERANDO MEMORIA

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s