Bélgica: los referentes históricos de la N-VA, partido de Gobierno

Hoy, traemos a Recuperando Memoria  una nueva colaboración. Una colaboración muy especial, porque es internacional. Se trata de Neal Michels, joven belga, que estudió el Master en Historia en la Universidad Libre de Bruselas y master complementario en derechos humanos en la Universite Saint-Louis (Bruselas). También estudió el Máster de Historia Contemporánea en la Universidad Autónoma de Madrid. Neal nos hablará de la memoria histórica, la historia y la actualidad política, relacionada con su país, Bélgica. Aquí va el primer artículo de todos. Esperemos que os guste tanto como nos ha gustado a los miembros de Recuperando Memoria:

 

Los camaradas belgas de la División Azul

Con el auge del fascismo en Europa en los años treinta aparecieron también en Bélgica formaciones fascistas: Verdinaso (1931) de Joris van Severen, Vlaams Nationaal Verbond (VNV) (1933) de Staf de Clercq y Rex (1936) de Léon Degrelle. Bajo la ocupación nazi de Bélgica en 1939, estos partidos aspiraban a lograr un papel de gobierno, pero Hitler prefirió un gobierno militar, el Militärverwaltung. Para ampliar su poder, los tres partidos lograron un acuerdo en 1941: Eenheidsbeweging-VNV sería el único partido fascista en Flandes, y Rex en Wallonia. Los alemanes dieron su visto bueno a estos esfuerzos de unificación y en ese mismo año el Comité des Sécretaires-généraux, el cuerpo de gobierno civil, así como otras funciones de estado, incorporaron a miembros de ambos partidos.

En 1941, Hitler rompió su pacto de no agresión con Stalin y le declaró la guerra a la Unión Soviética. El VNV reclutó voluntarios para formar la Vlaams Legioen, que fue enviada en noviembre de 1941 al frente de Leningrado, al sector del río Vóljov, al lado de las posiciones de la División Azul española. Cuando el Ejército Rojo lanzó en enero  de 1942 una ofensiva para acabar con el asedio alemán de Leningrado, las tropas españolas y flamencas defendieron sus posiciones. En esta batalla murió el dirigente del VNV Reimond Tollenaere… por fuego aliado de la artillería española. Después de seis meses en el frente, solo un centenar de voluntarios de la primera Legión Flamenca volvió a casa, el resto pereció. Una segunda Legión fue enviada a Leningrado en julio de 1942, de nuevo, junto a  los hombres de Franco. Solo cincuenta flamencos sobrevivieron a la misión. En mayo de 1943 nació la Sturmbrigade Langemarck, con 2000 voluntarios, también enviada al frente oriental. Al mismo tiempo, del lado valón, Rex reclutó a miembros y simpatizantes para crear en 1941 la Légion Wallonie, también para hacer frente al Ejército Rojo.

Después de la guerra, su líder, Léon Degrelle, huyó a España donde fue acogido por el régimen de Franco.  En 1954 recibió la nacionalidad española y el nuevo nombre de José León Ramírez Reina. Gracias a la hospitalidad franquista  pudo escapar de su condena a muerte en Bélgica y llegó a convertirse en un referente vivo para el neo-nazismo durante décadas.  Vivió en Málaga  hasta su muerte en 1994.

nazis

Foto: Despedida de la primera Vlaams Legioen en Bruselas en 1941, con el líder del VNV Staf de Clercq en el medio.

Fuente: Instituut voor Sociale Geschiedenis.

El regreso de la extrema derecha

Con la derrota del nazismo, el fascismo belga recibió un golpe importante, al igual que el nacionalismo flamenco, por haber colaborado mayoritariamente con el invasor alemán. En 1954 nació el nuevo partido Volksunie, con el objetivo de luchar por la autodeterminación de Flandes. No estaba únicamente constituido por personas de derecha y extrema-derecha, pero sí que pidió amnistía para los colaboradores de la Segunda Guerra Mundial. En 1978 nace (como una escisión de la Volksunie) una autentica formación de extrema-derecha: el Vlaams Blok, del fascista Karel Dillen. Su programa incluye la independencia de Flandes y proclama abiertamente su carácter racista con el  eslogan “Eigen volk eerst” (“nuestro pueblo primero”). Liderado por la línea dura de Filip De Winter, el Vlaams Blok supera el 10% de los votos en las elecciones de 1991, conocidas como “zwarte zondag” (“domingo negro”). Después de años de mucha militancia anti-racista, el partido es condenado en 2004 por racismo y se reconstituye  poco después bajo el nuevo nombre de Vlaams Belang, después de haber obtenido el 24% de los votos en las elecciones regionales de ese mismo año.

Tres años antes, en 2001, la Volksunie, que siguió existiendo como una pequeña formación, sufrió una nueva escisión entre el ala derecha y la progresista. La derecha fundó la Nieuw-Vlaamse Alliantie (N-VA). Con el liderazgo de Bart De Wever, un carismático líder que ganó fama gracias a un concurso televisivo, la N-VA se presenta como un partido nacionalista y de derecha, pero sin el racismo sin límites del Vlaams Blok. En las elecciones de 2014, la N-VA se convierte en el primer partido de Flandes con el 32,5% de los votos y entra en el actual gobierno de coalición con los liberales (flamencos y francófonos) y con la democracia cristiana flamenca. Es el gobierno más derechista de la historia de Bélgica; dirige una ofensiva frontal contra las conquistas sociales del movimiento obrero y defiende un discurso antinmigración e islamófobo, especialmente por parte de los ministros de la N-VA, cercano al discurso racista del Vlaams Blok.

nva

De izquierda a derecha:
Geert Bourgeois (presidente del gobierno flamenco), Bart De Wever (presidente del partido), Theo Francken (ministro federal de Asilo y Migracion) y Liesbeth Homans (vice-presidente del gobierno flamenco).

Los referentes históricos de los ministros de la N-VA

¿Cuántas veces hemos oído que el Vlaams Blok es la extrema-derecha racista y la N-VA una derecha nacionalista, pero democrática y no racista? Esta presentación habitual de ambos proyectos políticos se aparta cada vez más de la realidad, no solo por las políticas antisociales y de seguridad del gobierno, sino también por las declaraciones racistas y las simpatías históricas fascistas de ministros de la N-VA.

Ya en 2011 salió a la luz que dentro de la N-VA existe una corriente llamada “Vlaamse Nationale Vrienden” cuyo acrónimo es… VNV, un guiño al partido histórico de Staf de Clercq. Algunos correos electrónicos filtrados de este grupo dejan entrever muestras de racismo, homofobia y odio a la izquierda. En este grupo encontramos entre otros a Theo Francken, actual ministro de Asilo y Migración y Liesbeth Homans, prima donna de la N-VA y vice-presidenta del gobierno regional flamenco.

Otra eminencia de la N-VA es Jan Jambon… el actual ministro del Interior. Después de los atentados yihadistas del 22 de marzo de 2016 en Bruselas, el ministro declaró que parte de la comunidad musulmana celebró «bailando» los atentados sin aportar ninguna prueba ante una alegación tan seria. El mismo Jambon declaró poco después de haber sido nombrado ministro en 2014 que “las personas que colaboraron con los Alemanes tenían sus razones”.

A los políticos de la N-VA parecen gustarles las fiestas y conmemoraciones. No solo se trata de las excursiones de los caballeros de VNV a bares de striptease, sino también de actividades con más carga histórica. Un habitual de estas fiestas es Oswald van Ooteghem, antiguo teniente del Vlaams Legioen/Waffen-SS. En 2009, Jan Jambon declaró “sentirse 25 años más jóven” por cantar canciones flamencas junto a van Ooteghem en un festival organizado por estudiantes de extrema derecha. Se trata además de organizaciones estudiantiles en las que tanto el Vlaams Belang como la N-VA reclutan a sus directivas, pero que al mismo tiempo tienen vínculos con organizaciones neo-nazis como Casa Pound (Italia) y Amanecer Dorado (Grecia). Más recientemente, Karlijn Deene, concejala de la N-VA en la ciudad de Gante y consejera del gobierno regional de Flandes, asistió a una fiesta conmemorativa de los combatientes  nazis de la Segunda Guerra Mundial y escribió en Facebook que había vivido un “momento muy conmovedor” cuando Oswald van Ooteghem “rindió homenaje a los camaradas caídos”. Geert Bourgeois, dinosauro político de la N-VA y actual presidente del gobierno flamenco, defendió a Deene argumentando que la conmemoración nazi fue un “asunto privado”.

Como consecuencia de su creciente islamofobia (durante la redacción de este artículo, un secretario local de la N-VA de Bruselas ha escrito en su cuenta Facebook que “toda mujer musulmana con velo es una fábrica andante de terroristas”) y de sus declaraciones de simpatía hacia la VNV de la Segunda Guerra Mundial, un sector importante de la dirección de la N-VA se acerca cada vez más a las posiciones del Vlaams Blok, partido condenado e ilegalizado por su marcado carácter racista. Mientras que museos como el Cuartel Dossin (desde donde se deportaron judíos y otros ciudadanos a Auschwitz) y el Fuerte de Breendonk (dónde los nazis detuvieron, torturaron y asesinaron a miles de presos políticos) nos enseñan los horrores del nazismo y conmemoran a sus víctimas y a la resistencia antifascista, la N-VA se atreve a simpatizar con el nazismo histórico de Hitler, Himmler y de Clercq.

Por un 1€ puedes hacer que sigamos adelante. Pincha el enlace y apoya con #1EuroPorLaMemoria: TEAMING

Anuncios

Acerca de radiorecuperandomemoria

La radio que da voz a la Memoria Histórica
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s