La matanza de Paracuellos.

Muchas veces, cuando se habla de Memoria Histórica, desde sectores de la derecha, tanto política como mediática como social, se suele echar en cara el tema de Paracuellos, una matanza perpetrada por los republicanos durante el asedio franquista a Madrid. Se suele hablar de ello como para intentar decir que ambos bandos eran iguales y que olvidemos ya el tema de la guerra y la reparación de las víctimas del franquismo. Sin embargo, bajo este discurso se esconden muchas falsedades y medias verdades.

PARACUELLOS DEL JARAMA, 15 DE DICIEMBRE DE 1939

En la noche del 6 al 7 de noviembre, Madrid parecía que estaba a punto de caer en las manos del ejército franquista. De hecho, el gobierno republicano huyó de la capital hacia Valencia pensando que iba a caer en breves, nombrando una Junta de Defensa. En la ciudad había muchos quintacolumnistas, miembros del bando franquista que estaban en Madrid que se encargaban de dar información sobre el ejército republicano. Muchos de ellos fueron detenidos y estaban en las cárceles como la Modelo. También había muchos militares que estaban dispuestos a unirse al bando golpista.

Por miedo a que Madrid fuera ocupada de forma inmediata y los quintacolumnistas pudieron realizar algún tipo de sublevación en la ciudad en favor de los militares golpistas, miembros de la Junta de Defensa comenzaron a realizar sacas de presos. El chispazo de estas sacas vino de los servicios secretos soviéticos (NKVD). La recomendación de la NKVD la puso en marcha Pedro Fernández Checa, secretario de Organización del PCE, cuyo nombre no aparece entre los historiadores profranquistas. Las primeras “sacas” se examinaron en una de las periódicas reuniones de la Junta de Defensa de Madrid. Y Santiago Carillo, que se encargaba del Orden Público, sabía algo. Pero atribuirle las sacas al líder comunista forma parte de la propaganda de parte de la derecha que quiso desprestigiar su figura, sobre todo en los años de la Transición. De hecho su nombre no aparece prácticamente en la Causa General sobre la matanza de Paracuellos. Y las atribuciones sobre Paracuellos en la prensa no comienzan a aparecer hasta finales de los sesenta y principios de los setenta, es decir, cuando el PCE comienza a tener cierta relevancia social y el franquismo estaba agonizando.

Las sacas se produjeron desde las cárceles Modelo, Porlier, San Antón y Ventas hacia Paracuellos entre el 7 de noviembre y el 4 de diciembre de 1936. Un total de 33 sacas en ese mes, de las cuales 23 acabaran con muertes. Las cifras más fiables son las de historiador Ian Gibson, que incluso historiadores de derechas como Salas Larrazábal consideran su trabajo sobre Paracuellos como “excelente”. Las cifras de Gibson son de 2.300 víctimas. Periódicos de ultraderecha como el Alcázar hablan de 13.00 víctimas, exagerando las cifras. Sobre todo, porque ha habido matanzas franquistas, como la de Badajoz, la Desbandá, fueron mucho más terribles cuantitativamente y cualificadamente superiores a Paracuellos.

Y hay dos aspectos que los que hablan de Paracuellos para justificar el olvido de la Memoria Histórica olvidan. Mientras episodios como el de Paracuellos en el lado republicanos fueron anomalías en medio de una guerra (de hecho los líderes republicanos se preocuparon por que no se realizaran matanzas de sublevados dentro del lado republicano. El alcalde de Madrid, Melchor Rodríguez, anarquista, fue quien paró las sacas de presos a Paracuellos) la represión franquista fueron matanzas bien planificadas y estudiadas, que se legitimaban con leyes y consejos de guerra. Las cifras más altas de represión republicana (las dadas por la Causa General franquista) hablan de 85.940 víctimas de la represión republicana, aunque un estudio del Archivo Histórico Nacional las reduce a 38.563. En cuanto a las víctimas de la represión franquista, se habla de 150.000 víctimas y 200.000 contando las de posguerra. El juez Baltasar Garzón da 143.353 nombres de víctimas entre 1936 y 1953, aunque sus cifras son incompletas. Y todo ello, sin contar toda la represión posterior, que duró hasta el final de la dictadura franquista.

cemenmterio-paracuellos

Y sobre todo que, las víctimas de Paracuellos, durante la dictadura franquista, tuvieron justicia (aunque una justicia parcial y corrompida) reparación (las víctimas de la represión republicana recibieron ayudas públicas del franquismo, incluso trabajo) y verdad (mediante la Causa general, una verdad muy tergiversada en muchos casos). Mientras, las víctimas de la represión franquista siguen en cunetas sin dignificar ni investigar, ni han tenido justicia (ha habido que buscarla en Argentina) solo ha habido reparaciones mínimas y el Estado no ha conmemorado a estas víctimas. Y aunque muchas investigadores han conseguido una verdad histórica sobre la represión franquista, esta no es oficial ni se da en los centros de estudio, olvidándose muchas veces.

Por ello, cuando se habla de Paracuellos, se hace de forma interesada. Se hace para intentar igualar a ambos bandos e intentar hacernos olvidar la represión franquista. Lo que está claro es que la represión del franquismo fue mucho más dura y cruel que la de Paracuellos. Y fue planificada y sistematizada. Y ha intentado que sea olvidado. Pero no, los que reivindicamos la recuperación la Memoria Histórica de los que lucharon contra el golpe de estado militar (no olvidemos como empezó la Guerra Civil) y los que después lucharon contra una dictadura cruel y represora hasta el último de sus días, no descansaremos hasta que haya verdad, justicia y reparación para las víctimas del franquismo. Por mucho Paracuellos que digan.

Autor: Pablo Alcántara.

Escucha nuestro último programa de Recuperando Memoria con el abogado especialista en Memoria Histórica Eduardo Ranz:

Recuperando Memoria T2-4 #RMDerechoyMemoria:

Ir a descargar

Por un 1€ puedes hacer que sigamos adelante. Pincha el enlace y apoya con #1EuroPorLaMemoria: TEAMING
Anuncios

Acerca de radiorecuperandomemoria

La radio que da voz a la Memoria Histórica
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a La matanza de Paracuellos.

  1. Edu Dobeson dijo:

    y olvidamos que en cualquier estado de aquella época y muchos de esta, el delito de sedición, de rebelión armada se pena con la muerte. Eran golpistas, no fue una guerra civil, fue un golpe de estado y la resistencia del pueblo y el estado a dicho golpe, con lo que ninguna comparación es válida

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s