Aquí seguimos, dando guerra…

gijon

En Abril de 1952, en Gijón una pequeña ciudad del Norte no ocurrió nada trascendental,excepto para mi.

En un edificio que hacía esquina entre la calle Ezcurdia y la calle La Playa, aburrido y triste, porque en aquella época todo era así, a mi madre o a mi, nos dio por ponernos de parto en un cama de aquella casa alquilada.

Estuvimos viviendo en esa casa mi abuela, mis tíos, una prima, mis padres y yo, aunque duramos poco allí. Hice el bachillerato e ingrese en al escuela de Comercio, que estaba en Gijón y allí empezó todo.

Formamos una célula de la UJCE a nuestros 16 años y junto a las primeras lecturas de la generación del 27, nos sentíamos invencibles. El contacto con los camaradas del partido se realizaba a través de la Sociedad Cultural Gijonesa, lugar de encuentro y en la práctica , una especie de sede en la clandestinidad, nuestra militancia y nuestro compromiso iba creciendo con los años.

Todo cambió al encontramos de frente con un episodio histórico, que fue un antes y un después, es lo que yo llamo el Mayo del 68 español, el Consejo de Guerra de Burgos. Se declaró el estado de excepción, y si te cogían te podían tener detenido el tiempo que quisieran, lo cual, no era muy agradable. Pero no nos pararon y participamos intensamente en un par de huelgas estudiantiles y poco a poco, fuimos creando un grupo amplio y organizado.

En una de estas huelgas tuve mi primera experiencia con Claudio Ramos Tejedor, el jefe de la BPS en Asturias, aunque aquel rifirrafe no llego muy lejos, ya lo tuve pegado a mi, hasta que me pillaron con las manos en la masa. Un domingo del mes de Abril, teníamos preparada una tirada de propaganda para ponerla en los alrededores del campo de fútbol del Molinón. Cuando entre en contacto con la camarada con la que iba a hacer equipo, nos dimos cuenta de que venían siguiéndonos. Intentamos escapar, pero de entre los coches salieron con las pistolas en la mano los chicos de Ramos.

En la Comisaría de Oviedo, durante tres días, estuve sin poder dormir, pues cuando veían que cabeceabas te subían a interrogatorios. Tampoco comía, pues así no vomitabas cuando te daban puñetazos en el estómago y todo unido a un sin fin de vejaciones, que hoy las recuerdo en  las varias hernias de estómago que padezco.

De ahí, fuimos a la cárcel del Coto de Gijón, una cárcel vieja de la misma guerra civil donde aun estaban los agujeros de los fusilamientos, y encima estaba yo como preso político. A primeros de Noviembre me llevaron a Carabanchel para el juicio. Nos pedían 4 años, dos por asociación ilícita y dos por propaganda ilegal, pero curiosamente nos dieron la libertad bajo fianza, porque aseguraban que eramos dirigentes de la organización. Incluso informaron a la policía, de que habían descabezado a la UJCA, lo cual era evidentemente falso.

Después de tres días en aislamiento, me llevaron a la tercera galería, donde ya me estaban esperando. Al primero que vi, fue a mi amigo Juanin. Ese mediodía, me llevó, sin decirme nada, a buscar la comida de nuestra comuna en Carabanchel, no se  exactamente cuantas había, las que llego a recordar son las del PCE, la de ETA y la del FRAP.

Pues aquel viaje a las entrañas del monstruo, fue para presentarme a quien, era un orgullo conocer y al que luego quise muchísimo, era Horacio Fernandez Inguanzo “el Paisanu”. Allí estuve hasta que fui a juicio, donde nos absolvieron de asociación ilícita.

carrero blanco

Antes de marchar de Carabanchel, viví el 20 de Diciembre del 73, con el día del juicio del proceso 1001 y la subida a los cielos de Carrero Blanco. Pasamos un gran miedo por los camaradas que estaban fuera en el juicio. Los fascistas se juntaron a las puertas de la cárcel y pedían nuestras cabezas.

Salí en libertad una Navidad del año 74, después de una huelga de hambre de veintitantos días, volví a Gijón y me reincorporé a la dirección de la UJCE, de la que fui candidato a diputado en las listas del PCE en el año 77. Y tras tantas idas y venidas, aquí seguimos, dando guerra…

Programa 14 – #FrancoCorrupto  Ir a descargar

Autor: José Ángel del Valle Lavandera

Únete a nuestro grupo: TEAMING

Anuncios

Acerca de radiorecuperandomemoria

La radio que da voz a la Memoria Histórica
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s